El tal “Código de Policía” aún no se conoce en nuestro país.

07:32:00

“El Código de Policía ha llegado” así titulaban los principales medios de comunicación de nuestro país, a principios de 2017. 

Por John A. Rojas Cabrera / Democracia en la Red.

Cuando nuestro honorable Congreso de la República (Cámara y Senado) aprobó la ley 1801 de 2016 y nuestro presidente Juan Manuel Santos pasó su firma y sanción presidencial para que empezara a regir desde el treinta (30) de enero del 2017. Pero desde el inicio el proyecto fue complejo. La razón: más del cuarenta por ciento de los artículos que se aprobaron inicialmente fueron cambiados.

A eso anexémosle que incluso a los policías que tienen la misión de hacerlo cumplir, corren el riesgo de no conocerlo en detalle y caer en inconsistencias que puede ser juzgada por la opinión pública. Y lo más terrible, que los ciudadanos no lo conozcan, ni les importe saber de qué se trata (Los Zombis del Código).

Esta conducta se les atribuye a las personas que no lo conocen; ni se interesan en hacerlo. También a los que crean mitos negativos y no verdaderos sobre su función. Para saber más de esta epidemia, se realizamos una prueba piloto de investigación, intervención y analices en la cuidad de Pamplona en el Norte de Santander por estudiantes del programa de Comunicación Social de la Universidad de Pamplona. Y los resultados no fueron nada positivos. Reprobando con un 1.0 al Gobierno Nacional, que a través del Ministerio de Educación, tenía la tarea de implementar una cátedra de convivencia y cultura ciudadana en las Instituciones educativas que impartan educación básica y media en el país, con el fin de promover la enseñanza del Código y una cultura de respeto a las normas de convivencia y a las autoridades de Policía. Lo anterior está contemplado en el Artículo 235 del Código Nacional de Policía y Convivencia, para vivir en paz.

En ese mismo examen también reprobó con un 0.5 la Policía Nacional de Colombia, que es la Institución encargada de diseñar programas, actividades y campañas de promoción y divulgación en todo el territorio nacional (incluido en Pamplona). Así como las disposiciones más relevantes contenidas en el Código, especialmente los comportamientos contrarios a la convivencia y las consecuencias que se derivan de su realización, con el fin de que la ciudadanía conozca y se actualice en torno a los aspectos trascendentales de esta ley.

Pero la nota más baja la sacaron los ciudadanos y residentes de Pamplona con un 0.0, quienes tienen el deber de asistir y exigir jornadas de capacitación y formación del nuevo código de policía y convivencia a las autoridades de policía del municipio, a partir de su promulgación desde este año y en cualquier momento que lo requieran. Y no lo están haciendo.

En nuestro proceso de intervención piloto, preguntábamos algunas personas que habitan en Pamplona, si ¿conocía algunos artículos del Código Nacional de Policía? O ¿Sabía cuáles eran sus deberes y derechos que consagra la nueva norma para preservar los derechos colectivos sobre los individuales y generar un nuevo espacio para que las autoridades puedan cumplir su papel como garantes de la convivencia?

También ¿si conocían cuales eran las infracciones que más ocurrían en la cuidad o que ellos consideraban que podían pasar? La respuesta a esos interrogantes es bastante preocupante ya que la mayoría no lo conoce y si lo conoce no tiene clara su verdadera reglamentación. Esto también nos sirvió de ejemplo para conocer el concepto que tienen nuestros ciudadanos acerca del Código y las leyes que surgen, su vigencia y los resultados que deberían producir en la vida diaria de cada habitante.

Pero, como todo examen tiene una recuperación y toda epidemia - enferma un remidió. Se puede empezar hacer pedagogía del código. Como la que realizamos en el Marco de 100 en un día (el sábado siente (/) de octubre del 2017). Además se puede trabajar en unión con todas las Instituciones (Policía, Academia, Gobierno). Y sobre todo, nosotros los ciudadanos podemos tomar la iniciativa de empezar a aprender, conocer y difundir esta herramienta; que nos permitirá tener una convivencia con valores, respeto y responsabilidad con el entorno.

Para lograrlo debemos tener presente que el Código Nacional de Policía y Convivencia es de carácter preventivo (no es sancionatorio), y siempre busca establecer las condiciones para la convivencia en el territorio nacional al propiciar el cumplimiento de los deberes y obligaciones de las personas naturales y jurídicas, así como determinar el ejercicio del poder, la función y la actividad de policía, de conformidad con la Constitución Política y el ordenamiento legal vigente.

Asimismo apunta a corregir comportamientos que afectan las buenas relaciones humanas con su entorno. Correspondiéndoles a las autoridades de Policía el conocimiento y la solución de los conflictos de convivencia ciudadana.

En conclusión: al Código aún le falta camino por recorrer. Los recientes hechos ocurridos demuestran que si podemos lograrlo, adaptarlo y vivir bajos sus reglas. Es importante que todos nos comprometamos y exijamos a las Instituciones de nuestro país. Pasar el examen se puede, lo único que debemos hacer es tener el conocimiento, entrega y tiempo. Ahora ¿Estarías usted dispuesto aprobar el tema del Código de policía y a no ser más un Zombi?

#YoMeComprometo

#CódigoDePolicía



Share this

Related Posts