Lago de Tota: la petrolera francesa contraataca.

17:27:00

La disputa entre la petrolera francesa Maurel & Prom, y las comunidades de la provincia de Sugamuxi, parece nunca acabar. 

Por: Felipe Pineda Ruiz / Democracia en la Red

Después de la negativa de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, de modificar la licencia ambiental, que le permitía explorar petróleo cerca al lago de Tota, otorgada a la multinacional francesa Maurel & Prom (Resolución n° 00929 del 8 de agosto de 2017), un nuevo obstáculo se cruza en el camino.

Una vez conocida la decisión, la respuesta de la transnacional gala no se hizo esperar. En un comunicado reciente, la empresa manifiesta su respeto a la decisión y su intención de “interponer los recursos administrativos y legales a que tiene derecho ya que no está de acuerdo con los argumentos esgrimidos por esta autoridad para sustentar dicha resolución”.  

¿Que significa esto en concreto? Una amenaza sutil por parte de la transnacional de llevar el caso ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), entidad adscrita al Banco Mundial. Este tribunal, en el pasado, ha fallado en contra de países como Argentina, Venezuela y Ecuador, en casos similares al de Tota. No es nada nuevo: los múltiples Tratados de Libre Comercio incluyen clausulas que defienden los intereses de las empresas petroleras y mineras, las cuales pueden demandar  cuando sus “ingresos, y utilidades”, corran peligro.

Lo dramático de estas disposiciones legales, denominadas  Acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI), es que el Estado colombiano se enfrenta a una andanada de demandas de empresas extractivas, por supuestos “daños y perjuicios”, que ascienden a 140.000 millones de dólares. La Colosa, Tota, Cerromatoso, y caño cristales, hacen parte de este millonario negociado que se fragua contra la nación, gracias  a la “ubérrima confianza inversionista”.

Twitter: @pineda0ruiz

Share this

Related Posts