En Buenaventura, venció el tesón y la persistencia

17:19:00

Luego de 22 días de paro cívico, pobladores de Buenaventura y delegados del gobierno nacional firmaron un acuerdo que le coloca fin a esta ejemplificante lucha.


El paro cívico, que movilizó de manera constante a una ciudadanía cansada de la violación de sus derechos fundamentales, colocó en jaque al gobierno al bloquear la salida de las mercadería que desde distintas coordenadas mundiales llegan al puerto localizado en esta parte del país. Tal vez por ello el gobierno concedió una parte importante de lo exigido por quienes protestaban, pues la crisis económica ya evidente en el país, más la cacareada Regla Fiscal tienen maniatado a una dirigencia oligárquica para la cual primero son las mercaderías que la gente, como primero son sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI, artífice de la mencionada Regla) que suplir las evidentes falencias que padecen millones de connacionales.

El Gobierno llega a este acuerdo, hay que recordarlo, tras intentar romper por todos los medios la voluntad de lucha de este pueblo, para lo cual desplegó centenares de efectivos policiales, así como del ejército, sin lograr intimidar a quienes saben que se estaban jugando un futuro digno para ellos y para las generaciones que vendrán. Los más de 350 heridos por la acción violenta del establecimiento quedará como huella imborrable en la memoria de pobladores que por años han padecido la acción violenta de los paramilitares.

Una lección marcada con tesón: que cientos de miles, que millones de connacionales, ya no creen ni en la palabra del gobierno que encabeza Juan Manuel Santos, ni en las promesas que firman sus funcionarios tras intensas jornadas de lucha de los distintos movimientos sociales colombianos, realzó a lo largo de cada uno de estos días de paro, en los cuales sesionaron mesas de diálogo, todas y cada una de ellas limitada por “la palabra empeñada” de un gobierno que cuenta con un escaso 25 por ciento de credibilidad. Un gobierno agotado y con el sol a sus espaldas.

El acuerdo fue logrado tras la intervención de la Alta Consejería de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y una exigencia constante de la Iglesia Católica, partes que llamaron la atención, desde diez días atrás, sobre la intensa represión desplegada en el Puerto a manos del Esmad y otros aparatos armados del Estado.

Esta intervención, más la constancia de sus pobladores, brindó nuevos ánimos para que los negociadores delegados por el Comité Cívico aguantaran las últimas e ininterrumpidas 40 horas de negociación, tras las cuales se firmó el acta que pone fin a la protesta de los habitantes de esta parte del Pacífico colombiano. Por parte del gobierno encabezaron la vocería los ministros de Interior, Guillermo Rivera, y de Ambiente, Luis Gilberto Murillo.

El acta de lo acordado dice que el 20 de julio de 2017 será presentado por el gobierno nacional al Congreso de la República el proyecto de ley para la creación de un plan de desarrollo especial a 10 años, que beneficie al Distrito de Buenaventura con la ejecución de proyectos, programas e iniciativas financiadas por medio de un patrimonio autónomo. Este será presentado con mensaje de urgencia. El mecanismo de ejecución de este fondo será creado en la misma ley.
Como podrá recordarse, la exigencia de que los recursos quedarán amarrados, y no al vaivén de las promesas, fue una de las exigencias irrenunciables de quienes estuvieron en paro a lo largo de estas semanas.

El Gobierno nacional también se comprometió a invertir cerca de 1.5 billones de pesos en obras durante el tiempo que resta del actual mandato. Medio billón será depositado en una subcuenta del fondo “Todos somos Pacífico” para agilizar la entrega de recursos y el proceso de ejecución de las obras acordadas. A este fondo también llegarán 40 millones de dólares que el Gobierno tramitará vía un crédito externo.

En el proyecto de ley por radicar el próximo 20 de julio, se establecerán los proyectos y programas, así como las fuentes de financiación de los mismos "que permitan alcanzar la satisfacción plena de los derechos económicos, sociales y culturales de los habitantes del Distrito de Buenaventura".

También establece mecanismos especiales de evaluación, control social y seguimiento periódico del avance de los proyectos y programas.

Las metas a alcanzar con este proyecto son:

Salud

Garantizar a los ciudadanos del Distrito accesibilidad, integralidad, resolutividad, suficiencia y calidad en la atención en los servicios de baja, mediana y alta complejidad, con énfasis en la red pública de Buenaventura.

Servicio de agua y educación

Acceso a agua potable y saneamiento básico en un cien por ciento de cobertura de la población de Buenaventura.

Cobertura, calidad y pertinencia de la educación al cien por ciento de la población.

*El patrimonio autónomo* estará sujeto a un régimen de derecho privado. Para iniciar la financiación del mismo, el gobierno nacional incorporará en el proyecto de ley un régimen excepcional que permita que el 50 por ciento del valor del impuesto a la renta con que están gravadas las empresas vinculadas a la actividad del Puerto se destinen a dicho patrimonio y, además, gestionará un crédito externo por valor de 76 millones de dólares. Otros doscientos mil millones de pesos quedan acordados bajo la modalidad de vigencias futura.

En este ítem los bonaverenses cedieron, ya que exigían que el 80 por ciento de ese impuesto de renta fuera destinado para la ciudad. Otra manera de garantizar que sí existirán recursos para cumplir con lo acordado.

Tanto el crédito como los ingresos del impuesto de renta se destinarán a la construcción de una ciudadela hospitalaria, a la construcción de la primera fase del plan maestro de alcantarillado urbano, a acueductos rurales, a la Unidad de Cuidado Intensivo del Hospital Luis Ablanque de la Plata, el Parque Industrial Pesquero – Acuícola (Fase I) y muelle de cabotaje.

El proyecto será construido por tres voceros del comité del paro cívico, un vocero de las autoridades étnico-territoriales indígenas, un vocero de las autoridades étnico-territoriales afro-descendientes, la Gobernadora del Valle del Cauca y el Alcalde del Distrito de Buenaventura.

Ahora arranca un nuevo periodo de prueba para quienes han incumplido, una y otra vez, sus acuerdos con distintos actores sociales a lo largo y ancho del país. Los bonaverenses ganaron durante estas semanas una gran experiencia, por lo cual podemos decir, que ya no serán más los mismos.

Share this

Related Posts