Alemania: Die Linke en su laberinto

07:08:00

Una plataforma verdaderamente social, pero con divisiones estratégicas frente a socialdemócratas y ecologistas: esa es la imagen borrosa del programa adoptado por Die Linke en su convención este fin de semana, cerca de Hannover.  

Por: Thomas Schnee Loren Balhorn / Sin Permiso

Después del griego Alexis Tsipras o del español Pablo Iglesias, el ejemplo a seguir del congreso Die Linke, que tuvo lugar desde el viernes 9 al domingo 11 de junio en un barrio de Hanover, fue esta vez Jeremy Corbyn, el líder laborista británico, que casi venció a Theresa May: "  el resultado de las elecciones británicas demuestran que las sorpresas son posibles [...] ¿quién habría pensado la remontada de Corbyn hace un par de semanas [... ] el éxito de Corbyn es el éxito de una alternativa social real frente al liberalismo dominante. Esto demuestra que se pueden ganar unas elecciones con temas sociales clásicos, por ejemplo la propuesta de rehabilitar el sistema de protección social", se felicitó la inflexible Sarah Wagenknecht, estrella del ala izquierda del partido y cabeza de lista con Dietmar Bartsch, más dispuestos a hacer concesiones que su compañera.

"Social. Justo. Para todos. " Este es el lema de la campaña que la izquierda radical alemana ha elegido para ir a la batalla. "Queremos luchar por la desaparición de la pobreza y en favor de la clase media, es decir, del 40% de los alemanes cuyo ingreso ha disminuido desde 1999" , dijo la co-presidenta del partido, Katja Kipping. En la tribuna, Sarah Wagenknecht, por su parte, ha defendido que el objetivo del partido es "restaurar el estado de bienestar, y devolver a nuestros soldados a casa. Si nos encontramos con socios que estén de acuerdo, vamos a gobernar con ellos" .

En un país que continúa registrando superávits comerciales record, bajas tasas de desempleo, pero con casi 13 millones de personas en riesgo de pobreza, Die Linke definitivamente ha puesto el énfasis en lo social. El partido quiere eliminar de inmediato la asignación mínima de existencia, más conocido como Hartz IV (409 euros al mes). Introducido por Schröder en 2005, se ha convertido en los últimos años en el símbolo de la injusticia social. En su lugar, Die Linke exige un mínimo de existencia de 1050 euros por mes de ingresos (más 573 euros por niño), y el aumento del salario mínimo de 8,84 euros a 12 euros la hora. Por otra parte, se trata de recuperar el nivel de las pensiones. Actualmente, representan el 48% del último sueldo y debe caer al 43% en 2030. Sin embargo, Die Linke quiere recuperar el 53% con el fin de luchar "contra el fenómeno creciente de los pensionistas pobres" .

En este programa se añade un programa de inversiones importantes. Ya sea inyectando 120 mil millones anuales para financiar viviendas sociales, así como escuelas, hospitales e infraestructura de transporte. Lógicamente, su política fiscal prevé aumentar los impuestos a los grandes salarios (60% más allá de 260.000 euros y el 75% por encima de 1 millón) y el aumento de la base no imponible a 12.000 euros de los 8.820 euros en la actualidad. Con algunas excepciones, este paquete es apoyado por las diversas corrientes y capillas que existen dentro del partido.

Pero las cosas se complicaron cuando Dietmar Bartsch anuncio desde el podio que Alemania, “ es nuestro país, recuperemoslo". Para los 600 delegados de Die Linke, tal declaración, algo sorprendente en tiempo de elecciones, no tiene sentido. Al decir esto, Dietmar Bartsch exige de hecho a sus tropas que acepten la responsabilidad de gobernar, es decir, la posibilidad de aliarse con el SPD y Grünen en una coalición "rojo-rojo-verde" ( R2G), la única factible para Die Linke, y, por supuesto, prepararse para los compromisos que implican.

Pero en temas como Europa o la defensa, la voluntad de compromiso con los socialdemócratas es limitada. Así, sobre la cuestión europea, el programa defiende un "nuevo comienzo para Europa" . Esto debe hacerse a través de nuevas estructuras y nuevos acuerdos europeos para poner fin a la política de austeridad y el desempleo masivo. Pero a diferencia del programa que defiende Mélenchon, el texto no menciona ninguna intención o calendario para denunciar los tratados en cuestión, sobre todo el de Maastricht. Ansiosos de evitar ambigüedades y facilitar un acercamiento con el SPD pro-UE, se ha presentado una moción a favor de una "República de Europa", que advierte contra la descomposición de la UE... que fue rápidamente enmendada.

En defensa también, el programa escogido es ambiguo y hace complicada una coalición. "Die Linke no participará en un gobierno que haga guerra y comprometa a los soldados de la Bundeswehr en combates en el extranjero. Queremos la disolución de la OTAN, que será sustituida por un sistema de defensa colectiva que integre a Rusia" , dice el texto. Die Linke sin embargo ha aceptado retorcer sus principios: los soldados alemanes finalmente podrán participar en misiones de paz. Es poco frente a SPD atlantista y comprometido con la reforma de las fuerzas armadas alemanas, pero también con la defensa europea. Por cierto, la moción que condenaba la ocupación de Crimea por Rusia fue rechazada por los delegados de Die Linke, mientras que la que exigía el fin de las sanciones contra Rusia fue ampliamente aceptada.

Por otra parte, existen desacuerdos significativos entre las dos grandes corrientes internas del partido, como lo demuestra la moción aprobada en contra de la privatización de los bienes públicos. Este último es claramente un reciente acuerdo que permitirá que el estado federal, en parte, utilice capital privado para la renovación y gestión de las autopistas, algunas de las cuales están en un estado desastroso. Para ello, Berlín tuvo duras negociaciones con los gobiernos regionales que, a cambio, han recibido un gran paquete miles de millones. Este acuerdo ha sido posible, entre otros, con el apoyo de la región de Turingia, la única con un ministro-presidente de Die Linke, Bodo Ramelow, como parte de una coalición de izquierdas. Bodo Ramelow, que defiende con todas sus fuerzas la alianza R2G a nivel federal, no estuvo presente en el congreso. Todo un símbolo.

"El éxito de Corbyn nos ha fortalecido en nuestra resistencia contra el desmantelamiento sociales, contra la privatización y contra las guerras. También es una señal para que Die Linke sea más independiente y ofrezca un perfil claro, en lugar de entrar en una alianza con el SPD neoliberal, lo que equivaldría a desvirtuar la política de izquierda" , dijo el diputado Sevim Dagdelen , inflexible partidario de la línea defendida por Sarah Wagenknecht.

El éxito de Jeremy Corbyn probablemente no es la única razón de la "victoria" de una línea más dura vis-à-vis el SPD. Se debe también a una herida narcisista y a consideraciones estratégicas recientes. El domingo 26 de marzo, con motivo de la elección del Parlamento del Sarre, el SPD había previsto ganar la región y gobernar con Die Linke y los ecologistas. Esto habría sido una posible catarsis para la constitución de una unión de la izquierda. Pero los votantes del Saar han mostrado que no querían a Die Linke en el gobierno regional y prefirieron volver a elegir a su conservador ministro-presidente. Por lo tanto, el SPD ha cambiado su tono y prometido a sus electores que ya no buscaría una alianza con Die Linke. Este cambio de actitud realista, pero brutal y oportunista, por supuesto, fue considerado una bofetada por el partido de la izquierda radical.

A pesar de esto, la derrota del Sarre fue seguida por dos derrotas cada vez más contundentes que la anterior. Más tarde, el SPD también ha decidido buscar un horizonte más amplio y no hacer de la lucha por la justicia social el centro de su campaña. Una decepción para Die Linke. Por último, Martin Schulz, demasiado lento para dar a conocer su programa, se derrumbó en las urnas.

Aunque algunos creen que no aliarse con el SPD es matar toda esperanza de imponer una política más social en Alemania, parte de Die Linke prefiere alinearse con la posición de Sarah Wagenknecht, que no cree oportuna una coalición de izquierda en 2017. En respuesta a un periodista del diario de Berlín Der Tagesspiegel que la preguntó si R2G era un proyecto "muerto", Wagenknecht respondió que "tiene todo el aire" , afirmando que "no hemos sido nosotros quienes hemos contratado al asesino" .

Entrevista: La crisis de identidad de Die Linke.

Loren Balhorn

Con las elecciones parlamentarias en septiembre y la Alternativa für Deutschland (AFD) llamada a convertirse en la primera fuerza nacional de extrema derecha en el país desde la Segunda Guerra Mundial, Selim Nadi habló con el colaborador de Jacobin en Berlin, Loren Balhorn, sobre el ascenso del populismo de derecha alemán, el estado de la izquierda alemana, y lo que aguarda.

En un artículo publicado en RS21, que escribió que el AfD ha sustituido a Die Linke como el principal partido de la protesta a los ojos de la clase obrera y media. ¿Cómo explicarías esto?

Bueno, lo que quería decir es que en las elecciones regionales a principios de esta primavera, grandes grupos (de ninguna manera una mayoría, pero el 10-25 por ciento) de los sindicalistas y trabajadores en general votaron al AfD, alegando la insatisfacción política general y la migración como sus principales razones para hacerlo. Vale la pena señalar que el partido ha tenido unos resultados significativamente peores en las elecciones desde entonces. Mientras que los resultados de Die Linke varían de estado a estado y algunas áreas son más prometedoras que otras, en general, el partido parece estar perdiendo terreno entre sectores de la clase trabajadora y, en general, el voto protesta insatisfecho, sobre todo en las regiones menos urbanas y económicamente marginadas. El proceso no ha concluido y esta por verse en qué medida el AfD puede duplicar el éxito de sus homólogos europeos (Alemania todavía no es, o al menos no todavía, Francia o Hungría), pero creo que es justo decir que los años de luna de miel de 2005-2010, cuando Die Linke fue la principal oposición en el parlamento, capaz de atraer a los políticamente marginados por defecto, ha terminado.

En el momento de su fundación, Die Linke consiguió construir a partir de la politización de los movimientos contra la guerra y anti-austeridad y aprovechar una tendencia hacia la izquierda en la sociedad, traduciéndolo en una serie de victorias electorales. Siete años más tarde, la economía de Alemania se ha estabilizado con Merkel, los votantes ven condiciones de vida mucho peores en los países de la UE a su alrededor y Die Link ha entrado en varios gobiernos regionales en la que han hecho poco para demostrar diferencias cualitativas o coherencia estratégica frente al establishment político. Por lo tanto no me ha extrañado que el partido haya sufrido electoralmente y atraído menos votos de protesta.

La inestabilidad política que el AfD ha introducido en la política alemana, y la posibilidad muy real de que la extrema derecha desarrolle una base organizada en la sociedad en general, significa que Die Linke no puede permitirse el lujo de contar con las circunstancias y unas relaciones públicas inteligentes para construir su base política, sino que tiene que pensar más seriamente sobre lo que significa representar a los oprimidos y explotados no sólo en el parlamento, pero en la política y la vida pública en general. Esto es, para ser franco, un enorme reto al que muchos en el partido no le dedican el tiempo suficiente de reflexión.

¿Cómo puede la izquierda alemana movilizarse contra el ascenso de la AfD? ¿Es Die Linke capaz de ofrecer una alternativa política real? Además de manifestaciones en la calle, ¿hay reflexiones teóricas y políticas reales sobre la estrategia antirracista en la izquierda alemana? 

Esta es, obviamente, la pregunta del millón de euros para la izquierda alemana estos días, y no creo que realmente te puede dar una respuesta adecuada. La mayor parte de mi experiencia de organización antirracista práctica tuvo lugar como estudiante universitario en los Estados Unidos, por lo que cuando miro la situación alemana siempre la veo a través de ese lente específico. Pero me parece que hay algunos problemas sobre los que hay que trabajar:

En primer lugar, la izquierda alemana está dividida sobre cual es exactamente el problema. Para algunas partes de la izquierda radical, Alemania es una sociedad especialmente racista que margina y amenaza a todos los “Otros”, por su propia naturaleza. Este sentimiento conduce a consignas bastante estúpidas en las manifestaciones antirracistas como “El problema se llama Alemania”, que, de forma similar a los anarco-liberales estadounidenses que culpan de la victoria de Trump en las presidenciales exclusivamente a los blancos racistas, podría tener sentido como una reacción visceral, pero simplemente no es verdad y, por lo tanto, no es muy útil para el desarrollo de una estrategia eficaz. Tenemos que entender que el racismo no crece en un vacío, sino dentro de un contexto socio-económico complicado y dinámico que debe ser abordado con igual vigor que el racismo en sí, si queremos drenar el pantano social en el que se desarrolla.

Además, es necesario desarrollar una visión realista de quiénes son nuestros enemigos, y de quiénes son nuestros amigos, y quienes están aun en medio, y dar forma a nuestros mensajes y estrategia en consecuencia. No podemos excusar o ignorar la opresión en ningún caso, pero tampoco debemos patologizarla como un rasgo inherente a ciertos grupos sociales o de todo un país en términos más generales. Una izquierda que no trata de ganar a la mayoría de la población a una plataforma antirracista en realidad no quiere ganar y, probablemente, no pasa mucho tiempo pensando en la gente fuera de los ambientes urbanos, educados.

Afortunadamente, mi impresión es que estas posiciones ultra-izquierdistas son cada vez más impopulares y tienen poco eco dentro de Die Linke. Ciertamente, hay una conciencia real en el partido de que el populismo de derechas es un peligro creciente que aprovecha el sufrimiento económico y la exclusión social para establecer un punto de apoyo en las bases tradicionales de la izquierda. Aún así, a dónde lleva esta visión es menos claro. Ha habido algunos grandes ejemplos de organización antirracista, así como intentos iniciales de exploración de bajo nivel de organización en las comunidades de los barrios obreros.

Al mismo tiempo, algunos dirigentes menos capaces en el liderazgo de Die Linke han escrito algunos artículos de opinión vergonzosos que sólo pueden ser descritos como obreristas y reduccionistas, por no hablar de las opiniones bien conocidas de Wagenknecht en la materia. Vale la pena señalar que un gobierno dirigido por Linke en Turingia está participando en las deportaciones federales, alegando que es inevitable políticamente y las limitaciones de la democracia parlamentaria.

Es fácil para mí sentarme aquí y decir que Die Linke debe combinar el antirracismo con las luchas sociales. Cualquiera podría hacerlo. Es obvio. Pero es igualmente inútil sin algún tipo de propuesta concreta - sobre todo porque ya he criticado las campañas existentes en otros lugares. Pero cuando se mira a la organización antirracista en los Estados Unidos o el Reino Unido, me parece que la distancia entre los migrantes y las comunidades no blancas y la izquierda en general es comparativamente mayor en Alemania. Esto tiene que ver con varias razones históricas, culturales y otras que están más allá del alcance de esta entrevista (y probablemente no pueda responder de todos modos), pero enfrentase a este vacío me parece un desafío importante. Ha habido algunos grandes ejemplos de cooperación comunitaria en Berlín y otras ciudades sobre los alquileres y otros temas, y creo que este tipo de iniciativas son una gran promesa para la construcción de una izquierda integrada cultural y social, pero son brotes verdes aún, en el mejor de los casos.

Aunque hay personalidades inmigrantes individuales en el partido y la izquierda, en su conjunto los movimientos siguen siendo dolorosamente blancos para un país con tantos millones de inmigrantes, grandes y antiguas comunidades turcas y árabes etc. Lo mismo puede decirse de la sociedad alemana en general, cuya imagen pública sigue siendo predominantemente blanca a pesar de cuatro décadas de inmigración masiva. Creo que una izquierda que descubra la manera de superar esto - no de la noche a la mañana, sino a través de un proceso largo, por supuesto - estaría más preparada para hacer frente al ascenso de la extrema derecha mediante la combinación real de una organización antirracista orgánica, con un programa económico populista para mejorar el nivel de vida de la gran mayoría, tanto de la población blanca como la de color.

Los mejores momentos de la historia de la izquierda socialista han sido cuando era un movimiento de masas capaz de atraer a los más oprimidos de la sociedad a través de su programa político y su reputación, e integrarlos activamente (y enseñar a sus propios miembros a tratarlos como iguales) en una vibrante y organizada lucha por un mundo mejor. Por supuesto, eso es poco más que una frase en 2017, pero sigue siendo un objetivo necesario.

¿Podría, por favor volver sobre la posición de Sarah Wagenknecht en relación con los refugiados? ¿Usted piensa que esto es algo nuevo en la izquierda alemana? ¿Esta posición está bien arraigada en Die Linke o es un epifenómeno?

Mi amigo Leandros Fischer abordó la cuestión Wagenknecht en Jacobin hace unos meses de una manera muy cuidadosa. Prefiero limitarme a referir a los lectores a su artículo, ya que no podría hacerle justicia. Sobre su segundo punto, sin embargo, yo diría que esto es complicado. Los comentarios de Wagenknecht sobre la inmigración sin duda no encuentran eco en una mayoría de los miembros de Die Linke. Sin embargo, me imagino que tienen una audiencia entre algunos simpatizantes en las industrias de exportación más tradicionales y las zonas rurales.

El problema más grande es que muchos miembros de la izquierda del partido han visto tradicionalmente a Wagenknecht como un baluarte contra la “derecha”, agrupada entorno a Gregor Gysi, etc. Sin embargo, cualquier persona que se molestase en leer los libros que ha escrito en los últimos años sabe que se ha estado moviendo bruscamente al centro en una serie de cuestiones, y no depende de los intereses a largo plazo de cualquier ala del partido. Su giro brusco ha puesto de manifiesto las limitaciones fundamentales de la estrategia del partido a largo plazo(o más bien, la falta de ella), y, francamente, me asusta mucho más que la tenue perspectiva de que una euforia nacional-proteccionista se apodere de Die Linke a corto plazo.

¿Cómo evaluaría la posición de Die Linke en el equilibrio de fuerzas políticas, tanto en el parlamento como a nivel extra-parlamentario?

En el plano político nacional, Die Linke ha seguido siendo marginada por la mayoría política, al mismo tiempo que “normalizada” a través de su participación en una serie de gobiernos estatales en el antiguo Este. Su irrelevancia parcial a nivel federal permite a los partidos principales cooptar nuestras reivindicaciones más populares, mientras que aísla a nuestros representantes y declaraciones públicas, mientras que su participación en los gobiernos de los estados le permiten al partido aparecer como un jugador parlamentario normal, tanto más respetable como menos atractivo para los votantes marginados al mismo tiempo.

Esto ha suavizado gradualmente la imagen radical del partido y erosionado su capacidad para atraer la atención con temas políticos populares, pero marginados, como el salario mínimo. El declive de muchos de los movimientos sociales (contra la guerra, etc.) también ha robado a Die Linke su base natural y reducido la visibilidad del partido y de la izquierda en general. No creo que la deriva del partido hacia las instituciones sea una conclusión inevitable (al menos por ahora), así que ya veremos lo que pasa en el futuro.

Sin embargo, debe hacerse hincapié en la enorme diferencia material y práctica del partido en relación con la izquierda radical en su conjunto. Más allá de haberle permitido una etapa pública sin precedentes, el partido ha proporcionado a la izquierda recursos en términos de espacios de organización, empleo en los aparatos del partido y parlamentarios, aliados importantes en el Parlamento y los medios de comunicación, y un sinfín de estudios académicos críticos y de investigación de izquierda a través de la Fundación Rosa Luxemburg. Estos son grandes pasos cualitativos que han impulsado las condiciones necesarias para un desarrollo de la izquierda radical y no deben ser menospreciados, a pesar de sus problemas y limitaciones.

A pesar de que la izquierda radical (grupos como Interventionistische Linke y otras variantes del post-autonomismo) están reclutando entre los activistas jóvenes a un ritmo mucho más alto y son responsables de los entresijos de muchas movilizaciones de masas en el país, la existencia de Die Linke les proporciona nuevos ámbitos de acción y visibilidad pública. Por otra parte, Die Linke es capaz de atraer a una franja mucho más amplia de la sociedad alemana que los grupos a su izquierda, que son simplemente demasiado subculturales.

Mi impresión es que ambas partes ignoran demasiado a menudo las oportunidades para la interacción y el intercambio. Trabajan juntos en campañas y manifestaciones, pero no hay intercambio estratégico o teórico de alto nivel entre los dos campos como debería haber entre fuerzas sociales serias, como camaradas, que trabajan por el mismo objetivo. Teniendo en cuenta el hecho de que la mayoría de los miembros de Die Linke y la mayoría de los autonomistas probablemente comparten una gran cantidad de ideas políticas en el largo plazo, esto es lamentable, cuanto menos.

Mientras la constelación política y económica en Alemania sigue siendo la misma, imagino que esta dinámica va a continuar. El comodín, sin embargo, creo que es, una vez más, el movimiento de refugiados. Hasta ahora, no hemos sido testigo de algo como la auto-organización de masas de los solicitantes de asilo en Alemania. Me imagino que esto es en parte debido a que las condiciones de los refugiados son comparativamente peores en la mayor parte de Europa, y muchos son, comprensiblemente, reacios a participar en actividades de riesgo. Pero tarde o temprano, a menos que las condiciones mejoren drásticamente, veremos más movimientos en esta dirección, y cómo los diversos sectores de la izquierda se relacionan con ellos podría tener grandes implicaciones para su desarrollo futuro y su capacidad para aprovechar un ambiente político cambiante.

¿Cuáles son los límites a los que se enfrenta Die Linke para cambiar este equilibrio de fuerzas?

El principal problema de Die Linke es el hecho de que carece de una base real de activistas en los medios jóvenes y progresistas en Alemania y en el movimiento obrero en términos más generales, aunque la evolución es más variada y muestra ejemplos más positivos en el último caso. Esto restringe el partido al trabajo parlamentario y a apariciones simbólicas en las manifestaciones, mientras que la mayor parte de la organización del movimiento no la hace el partido sino otros, y una gran parte de los jóvenes involucrados acaban por unirse a la izquierda radical en lugar de a Die Linke. Ganar estas capas al partido ha demostrado ser mucho más difícil de lo que cabría esperar, y ha impedido que el partido asuma el tipo de influencia social más amplia que caracterizó antes a los grandes partidos socialistas, tanto en Alemania como a nivel internacional. Estoy tan a favor como cualquier otro activista de izquierda de la necesaria independencia política de los movimientos sociales, pero la aversión a los partidos políticos de la izquierda alemana (sin duda, un producto de la historia particular del país), sin duda también ha tenido un efecto secundario negativo a la hora de impedir que Die Linke, y la periferia en torno a él, se convierta en una fuerza social más coherente y palpable.

No ha podido desarrollar una dinámica real sobre el terreno, por lo que el enfoque político en el partido se ha desplazado inevitablemente hacia el Parlamento. Ha habido momentos en el pasado en los que Die Linke ha utilizado con éxito esta plataforma para impulsar manifestaciones de masas y provocar controversias políticas. Pero en general, el establishment ha demostrado ser sorprendentemente hábil a la hora de marginar y domesticar a la fracción parlamentaria del partido. Mientras el partido siga dependiendo principalmente de este instrumento, será rehén de los caprichos cambiantes de la política parlamentaria alemana.

¿En qué medida están las corrientes históricas de la izquierda alemana representadas en Die Linke hoy?

La mayor presencia es, por supuesto, la del Partido del Socialismo Democrático (PDS), el sucesor reformista-socialista del partido gobernante de Alemania del Este, una gran parte del cual se organiza ahora en la corriente conocida como Foro para el Socialismo Democrático. Este es - técnicamente hablando, supongo - el sucesor institucional del Partido Comunista de Alemania, aunque de forma hoy totalmente irreconocible. Aunque la composición formal de la dirección es muy diversa, los ex PDS gozan de un innegable grado de inercia política a través de su aparato político, que Die Linke heredó en 2007, y ha acumulado más de dos décadas de experiencia en los parlamentos locales y regionales. Es, con mucho, la “corriente” más significativa dentro del partido, aunque no es de ninguna manera políticamente uniforme, y muchos miembros del antiguo PDS pertenecen al ala izquierda de  Die Linke.

Muchos afiliados de Alemania Occidental tienen carreras políticas que datan del partido pro-soviético comunista alemán (KPD) o de los partidos maoístas de la década de 1970. Sin embargo, la inmensa mayoría de ellos hace tiempo que han roto con esas ideologías, y no hay un ala estalinista o maoísta en de Die Linke (persisten simpatías geopolíticas hacia Rusia, sin embargo). También hay varias variantes de trotskismo activas dentro del partido, por lo general limitadas a fuertes núcleos en varias ciudades, y todo tipo de grupos de trabajo y peculiaridades ideológicas de la izquierda alemana, pero no hay algo así como una corriente organizada y coherente de izquierda.

Hay varias corrientes formales que se suelen considerar a la izquierda - la Izquierda Anticapitalista (AKL) y la Izquierda Socialista (SL) son las más notable - pero tienen poca vida política independiente más allá de conferencias ocasionales y escuelas de verano, y la pelea anual cuando las elecciones internas anuales del partido. La SL fue constituida originalmente como la corriente “pro-sindical”, y es donde se sitúan muchos de los sindicalistas de izquierda que dejaron la socialdemocracia en la década de 2000. El AKL es una corriente radical más explícita o revolucionaria, con varios trotskistas y ex-comunistas en su liderazgo, pero en mi opinión parece centrarse en debates ideológicos y en enmendar párrafos “reformistas” en el programa del partido, en detrimento de las tareas organizativas.

¿Qué pasa con la izquierda radical fuera de Die Linke?

Alemania es una excepción en Europa, no sólo por el tamaño y la fuerza de su movimiento obrero clásico, sino también en la medida en que la izquierda socialista y marxista fue diezmada por el fascismo y la geopolítica de la Guerra Fría. Mientras que diversas corrientes del eurocomunismo, el trotskismo, y el maoísmo alentaron la política y la visión del mundo de muchas nuevas izquierdas europeas occidentales, el 68 en Alemania dio luz a un tipo específico de política autonomista que, para bien o para mal, es la corriente dominante en la difusa y fragmentada, pero sin embargo relativamente grande, izquierda radical alemana en la actualidad. Su representante más prominente hoy en día es la Izquierda Intervencionista (IL), uno de los principales actores detrás de las movilizaciones actuales contra la cumbre del G-20 en Hamburgo. Otro grupo importante es la coalición “. . . UMS Ganze!”.

En comparación con Francia, Italia, o el Reino Unido, el marxismo es una corriente mucho más marginal entre la juventud radicalizada. Desde una perspectiva de Estados Unidos, por supuesto, todavía hay un número casi alucinantemente grande de restos institucionales y micro-sectas del siglo XX. El DKP tiene varios miles de miembros, y el país tiene dos periódicos diarios explícitamente socialistas, Junge Welt y Neues Deutschland. Conforme pasa el tiempo, sin embargo, me imagino que muchas de estas instituciones irán desapareciendo, mientras que la IL y otros grupos, posiblemente, se refuercen.

¿Cómo resumiría la evolución de Die Linke desde su creación?

Para entender lo que está sucediendo a Die Linke hoy, hay que mirar de nuevo a sus primeros años y sus primeras grandes victorias electorales, como el resultado del 11,9% en 2009, o la ola de elecciones regionales que llevó a Die Linke a los parlamentos de los estados de Alemania Occidental por primera vez en 2006-2011. Estas victorias quizá fuesen previsibles, pero no se prepararon, y el partido comprensiblemente envió a muchos de sus militantes y personalidades a los parlamentos en una oleada de emoción. En ese momento, Die Linke tenía dos consignas principales: “riqueza para todos” y “Cuanto más fuerte sea la izquierda, más justo socialmente será el país”, ninguna de las cuales tenía mucha conexión con nada plausible.

Pero la clase dominante alemana logró estabilizar la economía tras la crisis, evitando al mismo tiempo el tipo de austeridad draconiana que impuso a Grecia y otros vecinos del sur. Merkel incluso introdujo un salario mínimo y habló de un aumento del gasto social. De repente, las condiciones de los trabajadores alemanes no parecían tan malas después de todo, y el centro político en Alemania aguantó. La tendencia a la izquierda de los últimos años de la década del 2000 comenzó a debilitarse y Merkel, en última instancia, se convirtió en muy popular - una tendencia que continúa aún hoy, como se ve en las últimas elecciones regionales de mediados de mayo.

Básicamente, Die Linke había prometido que sus sólidos resultados electorales se traducirían en un aumento de la presión para el cambio social gracias a la fuerte voz de la izquierda en el Parlamento. Pero sólo unos pocos políticos de Die Linke fueron capaces de utilizar estas plataformas públicas con eficacia - trabajar ante los ojos del público es una tarea muy difícil y llena de matices, después de todo - y, a menudo, cayeron en el olvido. La prensa estaba encantada de ignorar al partido, en particular cuando la guerra en Afganistán y otros temas preferidos de Die Linke se desvanecieron de la atención pública.

Mientras tanto, y mucho más importante, los activistas locales -que a menudo constituyen el elemento vital de las estructuras locales del partido- estaban cada vez más involucrados en el Parlamento, ya fuese como electos o como asesores de otros parlamentarios, debilitando el énfasis en la construcción de organización o la realización de campañas. Por lo tanto, tuvo lugar una transferencia masiva de energía y recursos de abajo hacia arriba precisamente en el momento en que el partido habría requerido una base fuerte para evitar que el trabajo parlamentario desarrollase vida propia autónoma.

A medida que los prometedores años del 2000 dieron paso a las angustias de la década de 2010, Die Linke perdió el viento de cola social de izquierda que había impulsado al partido desde su fundación. Como se descubrió, un partido de protesta reformista de izquierda en tiempos de austeridad no puede contar solo con esa inercia a medio plazo, sino que tiene que demostrar su utilidad política para seguir siendo relevante y hacer crecer su apoyo.

La pretensión del partido de mejorar la justicia social con su mera existencia pudo ser verdad - sin duda ha empujado a la clase política a la izquierda en varias cuestiones - pero la memoria de los votantes es corta. No ven la introducción de un salario mínimo en 2015 como un subproducto de la aparición de Die Linke a mediados de la década del 2000, ni la mayoría de la gente piensa en estrategias a largo plazo cuando va a las urnas. Van a votar a Die Linke porque creen que puede cambiar las cosas en un sistema político corrupto y lejano, y van a castigar al partido si este tira a la basura su voto al participar en un gobierno neoliberal.

Por supuesto, los votantes también esperan que Die Linke llegue al gobierno si se presenta la ocasión - así funciona la democracia parlamentaria- por lo que no es tan fácil como decir “no” como algunos del ala izquierda del partido quieren hacer creer. De cualquier manera, Die Linke no ha encontrado una manera de articular estas contradicciones en su base y formular algún tipo de solución coherente a esta problemática. Por un lado, vemos que los gobiernos de coalición en los estados del Este generalmente tienden hacia políticas neoliberales; por otro lado, tenemos oposiciones poco útiles en los parlamentos estatales occidentales que a menudo no logran conseguir la reelección, y mucho menos construir una corriente socialista en el movimiento obrero.

A menos que Die Linke consiga resolver de alguna manera estas contradicciones, que demuestre que es útil y no sólo una plataforma flotante de una desorganizada y contradictoria izquierda parlamentaria, sino una organización capaz de ganar a las masas a una visión política específica, seguirá a la deriva. Su sola existencia es todavía una enorme victoria para la izquierda y, más allá de mis críticas, no quiero dar la impresión de que el partido está condenado. Todavía hay una gran cantidad de sectores prometedores en el partido y su futuro está por escribir. 

Pero dados los últimos acontecimientos en toda Europa y América del Norte, creo que es justo decir que la política y la estrategia son cada vez más serias, y es importante que la izquierda intente hacer un balance honesto de los relatos sobre la última década de la estrategia socialista. ¿Qué esperábamos que sucediese, que pasó, y que deberíamos tal vez repensar o cambiar? Afortunadamente, la dirección actual de Die Linke entorno a Katja Kipping y Bernd Riexinger parece ser consciente de este hecho y ha elaborado recientemente algunas cosas muy agudas para ser el liderazgo de una formación parlamentaria de izquierdas. Sus cargos, por supuesto, limitan lo que pueden decir y lo abiertos que pueden ser, pero por lo menos muestran que algunas partes del partido están tratando de entender y relacionarse con la nueva situación política de una manera más productiva. Eso me permite tener más esperanza en el futuro. 

Share this

Related Posts