Un cambio de paradigma en la educación ambiental

08:14:00
La educación ambiental hoy se convierte en un pensamiento de resistencia, al modelo establecido, un lugar de coincidencia, que rebasa la clase social y pone por encima la vida misma
Por: Carlos Mario López / Registro Urbano
Hasta hace unos pocos años, la educación ambiental era un área de segunda categoría que no requería muchos esfuerzos, un asunto que no conjugaba a la ciudadanía, ni de interés para la política y los medios de comunicación, Aunque existían problemáticas ambientales de carácter global como el deterioro de la capa de ozono y el cambio climático, sonaban como una aparente crisis ambiental pero nada se transformaba, las escuelas y comunidades tampoco veían un escenario de aprendizaje que representara una prioridad; pero hoy el paradigma sobre la educación ambiental cambia, hechos como: la falta de agua, la extinción de la flora y fauna, la crisis de la comunidad Wayú con las minas del Cerrejón, la posible explotación minera en la Macarena, la consulta popular en Cajamarca y ahora último la catástrofe en Mocoa Putumayo, evidencian un escenario socio-ambiental sin precedentes en el país, que requiere otra mirada sobre de la educación ambiental.
El activismo ambiental ha venido trabajando durante largo tiempo, por la conciencia y la educación ambiental en el mundo, pero este escrito no quiere mirar la historia de la misma sino el cambio de paradigma, que genera un universo diferente sobre el asunto, para lo cual algunos interrogantes que me abordan intentaré plantearlos, no sin antes describir elementos que considero hicieron susceptible la educación ambiental para cambiar de paradigma; el discurso ambiental se basaba en la biología y otras ciencias afines, para contar en términos científicos el porqué y cómo suceden las crisis y desastres ambientales, esgrimiendo acciones de prevención a estos sucesos, no obstante las ciencias sociales fueron más allá, al tener un nuevo escenario de debate, sobre la relevancia y el porqué de la educación ambiental, pues elementos como: la supervivencia del hombre, la democratización de los recursos y la necesidad de deconstruir la relación del hombre con la naturaleza, replantearon la escencia de la educación ambiental en nuestra sociedad de consumo.
Haciendo esta investigación pude analizar que la educación ambiental en Colombia, no nació en la escuela, ni en la universidad; el nacimiento y desarrollo de este ejercicio pedagógico, se ha dado en la comunidades étnicas, campesinas y sociales del país. Consolidándose en un escenario popular-educativo que representa una disfunción del sistema, un ejercicio crítico de conciencia, que replantea los contextos sociales, económicos y políticos, una mirada que provee de otras creencias distantes a la razón occidental, pues la vida juega un papel importante en las visiones alternativas, ancestrales ó nuevas que aportan a una relación distinta del hombre con la naturaleza, por esto me cuestiono ¿la educación ambiental es una disfunción del sistema depredador del medio ambiente?
Hoy la educación ambiental entiende que estamos en una comunidad globalizada, en términos de política, comercio y comunicaciones, escenario que nos deja ver la crisis ambiental en todo el mundo, crisis causada por la voracidad del mercado y aunque superpoderosos como Trump nieguen el calentamiento global, es evidente lo que está pasando, el deshielo de los polos, la caza indiscriminada de ballenas y la minería legal e ilegal que acaban con el agua, son apenas unos pocos ejemplos de la batuta y responsabilidad del mercado con la crisis ambiental, sin embargo aunque todos sepamos sobre las causas y consecuencias del cambio climático, las políticas de las multinacionales han superado a los estados nación, determinando la finalidad de los recursos naturales y sus leyes; hoy el mercado está dirigiendo el destino de la humanidad, enviándonos a una peligrosa crisis ambiental que afectará a la naturaleza pero sobre todo a la especie humana, es entonces cuando me pregunto, ¿Es la crisis ambiental quien convoca la educación ambiental?
Recuerdo hace poco tiempo, una conversación con un joven líder ambiental de Pitalito Huila, que trabaja en contra de la cascada de represas entre Huila y Tolima, él me decía; – todo ese río Magdalena, sustento de la vida de miles de personas, quedará privatizado, los pescadores no podrán pescar ni navegar, así como sucede en El Quimbo, o con la privatización de los acueductos veredales en la Calera, el recurso deja de ser de la gente – traigo a colación esta reflexión, con el interés de mostrar que son precisamente, estos estudiantes, campesinos, pescadores quienes hacen educación ambiental en sus territorios, una educación que no es institucional y no le interesa al estado, una educación que contiene el aura de aquellos que defienden la vida, por esto la democratización del recurso natural, se convierte en un elemento transformador en el discurso y la práctica de la educación ambiental.
Se que hoy en día la educación ambiental, que tiene su asidero popular, entró a la escuela, de manera pedagógica pero no institucional, es decir, por el mero interés de docentes y estudiantes al comprender y ser tocados por la crisis ambiental; Hoy en día al interior de la escuela se hacen reflexiones más allá del reciclaje, que cuestiona la individualización de la responsabilidad ambiental y el concepto de desarrollo, la escuela como otras veces en la historia, a través de la educación ambiental cuestiona las prácticas hegemónicas del mercado, sus intereses y dueños.
Cuando la educación ambiental cambio el discurso, nuevos debates y elementos de la ciencias sociales replantearon su escencia, por lo cual fue ineludible un cambio de paradigma, pero aún no es suficiente este esfuerzo, el planeta y la vida necesitan más voluntad humana, mayor comprensión con la naturaleza, un interés mayor para transformar la sociedad de consumo, pues si no equivoco pronto veré como el establecimiento atacará sistemáticamente este nuevo paradigma de la educación ambiental, así como lo hace con los medios de comunicación.
La educación ambiental hoy se convierte en un pensamiento de resistencia, al modelo establecido, un lugar de coincidencia, que rebasa la clase social y pone por encima la vida misma, con nuevos discursos ambientales, resignificando la educación y el concepto de desarrollo, poniendo en cuestión una vez más el modelo sistémico, pues hoy en el mundo la realidad climática exige una mirada distinta, una mirada que cuestiona el modelo económico y la construcción de sociedad, por lo cual la urgencia de encontrar salidas distintas ante el hombre voraz, que enseñoreado en la tierra solo ve una potencia económica en la naturaleza, este es el paradigma a rebasar por la educación ambiental.

Share this

Related Posts