Post verdad, ¡no! ¿Hacia dónde marcha Colombia?

16:09:00

Un día antes de la marcha convocada por la reacción, sectores de la izquierda y demócratas invitan a hacer con un ejercicio de memoria, recreando la ruta de la contra marcha de la dignidad, que arrancará de las instalaciones de Odebrecht, luego hará una estación en Reficar, para luego unirse con el gremio de los chatarreros que orientan Tomás y Jerónimo, visitar enseguida las casas de Teodolindo y Yidis.

Por: Miguel Angel Herrera Zgaib / Semanario Caja de Herramientas

“Los abogados venimos de los sofistas…Yo le tengo susto del malo a Juan Manuel Santos”. Álvaro Uribe Vélez, entrevista con Vicky Dávila en la W Radio, 31/03/17. 
¿Qué nos espera?, ¿para dónde va el país?, ¿en quién confiar? Son las preguntas cargadas de incertidumbre, que yo también me hago. Plinio A Mendoza, ET, 31/03/17, p. 17

A menos de un día de la marcha convocada para el 1º de abril, Álvaro Uribe Vélez y el partido que creó con su grupo de amigos y valederos, el Centro Democrático, la periodista sancionada y censurada por RCN, Vicky Dávila, logró tenerlo en su horario del mediodía. Por una hora y media estuvieron conversando sobre asuntos importantes mezclados con trivia, para bajarle un poco al potaje que iban a “cocinar” a la hora de este almuerzo especial. 

Uribe acudió en crocs a la cita, y como lo dijo, al final, a punto de irse para Rionegro, para promover su marcha con el pretexto de muchas cosas, pero, principalmente, contra el segundo gobierno de Juan Manuel, y contra la dictadura de Venezuela, porque ésta es el futuro presentificado de Colombia. Es lo que repiten Álvaro y sus partidarios. Es el slogan que le dan como “a violín prestado”. 

En Facebook, esta entrevista alcanzó 9000 visualizaciones por minuto. Superó la atención que los oyentes/videntes ofrecieron a Gustavo Petro, cuando las encuestas lo pusieron en segundo lugar de aspirantes a la presidencia en el año 2018. 

A quemarropa, Vicky, le preguntó por Popeye el sicario, quien convoca para el sábado. Uribe respondió que nadie puede impedirle que se manifieste dentro de las leyes. No es lo mismo, si lo comparado con las Farc, que se oponen a la manifestación, y son unos delincuentes que no pagarán ni un día de cárcel. El gatillero de Escobar, en cambio, pagó más de 20 años en la cárcel por sus delitos. 

El quehacer de un político sofista

Vicky le pregunta también al expresidente por la reelección, y el fracaso de la segunda. Contesta que la sentencia la acoge, y la respeta; pero, para el sentimiento retroactivo, dice, “yo estaría feliz si Colombia fuera bien”. Más aún, no descarta ser vicepresidente, pero, teme, lo que diría la justicia electoral y constitucional, porque un vicepresidente podría llegar a ser presidente, y ya fue suprimido el articulito que lo hizo tristemente famoso, tanto a él como a su antecesor, que no rehusó a usarlo, por “amor a la causa de la paz”. 

Uribe recuerda que Santos había dicho que de perder el plebiscito, renunciaría. Pero no lo hizo. Es un mentiroso. En consecuencia, tendría que dejar la presidencia. Pero, guarda silencio del cohecho que hizo posible reelegirlo. Pero con respecto al exministro Diego Palacio, sentenciado por participar junto con Sabas Pretelt, insiste en que lo ha defendido. 

Con respecto a la revisión de su caso ante la JEP, comenta, que los dos hablaron. Diego está en su derecho de defenderse, no tuvo segunda instancia enfrentado a una Corte adversa, cuando Yidis se auto incriminó. 

En el caso Odebrecht, con la sindicación del viceministro Daniel García, Uribe comenta que conversaron y ya le advirtió que no fuera a mentir. Eso sí, no lo nombró por clientelismo, que jamás ha practicado. García era un egresado de los Andes, y con posgrado en la Universidad Mason. Además, el ex Uribe insiste siempre que no es un corrupto, y que jamás se ha apoderado de dineros públicos. 

El caso del excandidato a la presidencia, Oscar Iván Zuluaga, lo contrastó con la conducta de Santos, frente al affair Odebrecht. Oscar, dice, se hizo a un lado en la campaña; está a la espera del pronunciamiento de la Fiscalía, y preocupado por el hijo, David, quien nada tuvo que ver con Duda Mendoca, y los pagos. Pero, que si Oscar lo hubiera consultado le habría dicho que no lo contratara, porque había trabajado para la campaña de Santos. 

La política del “amor” en Uribe y Petro

Ahora bien, Uribe insiste en que el practica el amor en la política, que no odia a Santos, ni a nadie; y sigue tomando las gotitas de siempre, casi nunca toma, pero extraña el aguardiente. Nunca fumó marihuana, y está preocupado por el crecimiento de los cultivos ilícitos. Ahora está recuperándose, pero recibió en la casa a más de 1200 personas entre líderes y gentes del común, y vive sorprendido de su ingenio y gracejo para recibir al actual estado de cosas. 

En lo del amor se parecen Petro y Uribe, porque en lo demás son almas separadas por un abismo. Según Petro, ese abismo es la corrupción. Así lo hizo saber a Vicky Dávila: yo no marcho con corruptos, incluyendo en ese grupo al principal convocante de este 1º de abril. 

Gustavo Petro, siendo congresista denunció los arreglos paramilitares en Colombia, y particularmente, en la Antioquia que gobernaba Uribe, y en cuyas acciones criminales, asesinas aparece investigado su hermano, Santiago, a quien la periodista Olga Behar, acudiendo a testimonio de un oficial de Policía, coloca como dirigente de la siniestra organización de Los 12 apóstoles. Uribe dice que éste es un dolor que lo acompaña, y que procura visitar a su hermano todas las semanas; y que no duda de su inocencia. 

En otro asunto coinciden, quien lo creyera, el potentado Uribe Vélez, dueño del Ubérrimo, y Gustavo Petro. El primero le “confesó” a Vicky que está sobregirado, mientras que Petro está desempleado y sin un peso, porque pesan sobre él una nube de embargos. El último de los cuales es resultado de la acción del contralor de Bogotá, quien es de la cuerda del candidato Germán Vargas Lleras. 

Petro advierte a Vargas, y a su funcionario de cabecera, que legal y constitucionalmente puede participar en elecciones y ser electo presidente. No hay nada que se lo impida. Otro cantar es que pueda ejercer, de resultar electo, porque primero tendrá que repetir lo que debe por sus acciones como gobernante distrital. 

Uribe no responde en términos personales a Petro, pero sí señala sus yerros como gobernante, en el manejo de Transmilenio, de lo que no se recupera aún Peñalosa, del sinnúmero de funcionarios distritales que contrató a cargo del distrito, y del modo cómo manejó los demás servicios públicos, tales como basuras y acueducto. 

Un tercero en discordia

Uribe responde sin vacilaciones que Humberto de la Calle no es el candidato de Juan Manuel, y el primer interesado tampoco dice que sí todavía. Juan Manuel es supremamente inteligente, es uno de los pocos seres que asusta al chalán que toma tinto de a caballo sin que le tiemble casi la mano.

Juampa lo engañó a la fuerza, digo yo, con el famoso cuidado de los tres huevitos. Porque el candidato de Uribe era el joven ministro Arias, hoy prófugo de la justicia colombiana. Después que Santos sostenía en el pasado, que no había tratado de extradición con Estados Unidos, Arias está pedido por la Fiscalía colombiana. 

Uribe no tiene duda que su candidato es Germán Vargas Lleras. Por esa razón, están buscando a otro candidato, con una coalición. A un político tan avezado no lo “capan” dos veces. Así, la especulación es amplia, empezando por fijar la mirada en el nuevo aparente Uribito, Iván Duque, quien aparece “untado” a medias en el caso Odebrecht, Holmes Trujillo, Oscar, quien aún revolotea con pocas esperanzas, y la senadora de la Costa. 

Según Uribe, él ya no aspira a compartir el solio de Bolívar, pero sí quiere contribuir a promover líderes jóvenes, menores de 35 años, recordando así a dos expresidentes liberales, Alfonso López padre, y a César Gaviria. Así recuerda que lo hizo, nombrando a 7 ministros menores de 35 años, incluidas dos mujeres. Uno de estos jóvenes especiales fue Andrés Felipe Arias, y la niña Mencha, quien tuvo que salir de su ministerio, y ahora trabaja con el alcalde Peñalosa. 

Otro cantar entre el posconflicto y la elección

“…mientras Uribe ataca a Santos por enésima vez: sin volumen, como una foto que se mueve, Uribe no es sino un ceño que se quedó fruncido y unas muecas sin paz”. Ricardo Silva, Democracia, ET, 31/03/17, p. 16.

Entre el 2000 y el 2015, nuestro país había recibido unos 10 billones de dólares en asistencia norteamericana. Esta sería la suma que, cada 29 días, los Estados Unidos gastaron en Irak y Afganistán entre 2001 y 2014 (…) Con razón, pues, Dan Restrepo y sus colegas destacan los “excelentes retornos de la inversión” norteamericana en el Plan Colombia. Eduardo Posada Carbó, Una voz de alerta, ET, 31/03/17, p. 17. 

“Pedimos disculpas, de ninguna manera estamos satisfechos con la operación del sistema y debemos mejorar”. Enrique Peñalosa, declaración del martes 28/03/17.

Un día antes de la marcha convocada por la reacción, sectores de la izquierda y demócratas invitan a hacer con un ejercicio de memoria, recreando la ruta de la contra marcha de la dignidad, que arrancará de las instalaciones de Odebrecht, luego hará una estación en Reficar, para luego unirse con el gremio de los chatarreros que orientan Tomás y Jerónimo, visitar enseguida las casas de Teodolindo y Yidis. 

Para luego hacer un paso de reconocimiento a los pobres campesinos beneficiarios de Agro Ingreso Seguro, para cerrar con un encuentro especial con los destacados e impolutos integrantes de las Convivir, creadas y recreadas a instancias del expresidente Santos, por su ministro y gobernador estrellas, Fernando Botero y Álvaro Uribe Vélez. 

Estos convocantes proponen que se vistan con camiseta negra y no olviden blandir la guadaña, en señal de rendirle culto a la tanatopolítica, y a quienes insisten en hacer de Colombia un campo de Marte per secula seculorum, porque, eso sí, son devotísimos católico, y cuando no, cristianos de pura cepa, porque tienen presentico en su recuerdo a Monseñor Miguel Ángel Builes, y a Alfonso López Trujillo. 

Ahora que ya se sabe que el papa Bergoglio visitará la tierra colombiana, llevando la contraria a don Álvaro, a Mons. Alejandro, excelsos practicantes de la caridad cristiana, quienes quieren a toda costa, anticipar la semana mayor, después de la post verdad del plebiscito. Porque dicen, que los que son caballeros del “santo sepulcro” repiten. 

Pero, en la realidad, las luchas de los subalternos, en los días previos al 1º de abril, de diferentes formas han recordado otra ruta para darle tratamiento a la implementación del posconflicto que exige una paz democrática, que ajuste cuentas con severidad frente a los defensores de la paz reaccionaria, quienes desfilarán este 1º de abril, para insistir en la paz de los sepulcros; contra las inconsecuencias y la corrupción de los defensores de la paz neoliberal, que proyectan la trilogía Santos, Vargas Lleras y Naranjo, quien hace el puente de la sucesión entre uno y otro. 

Con la divisa de la seguridad, pareciera, a la vista de todos, que retrocediéramos a los tiempos de la cruz y de la espada, que hicieron tristemente célebres las dos presidencias de Uribe; y que la seguridad hiciera a un lado la prosperidad al debe. En beneficio, claro está, de los 2000 grandes capitalistas y terratenientes, y los 18.000, cuyos patrimonios superan los 1000 millones, como lo han documentado otros estudiosos e investigadores nacionales. 

Pues, no. Primero fue la acción de Cajamarca en defensa de la soberanía popular, o del ejercicio del poder constituyente de los subalternos, quienes en número de 6.165 dijeron “NO” a la explotación minera en su municipio, donde la Anglo Gold Ashanti, tiene 19 licencias de exploración con la pretensión que estás tienen que llevarla a explotar las minas de oro, sin contemplación con las fuentes de agua, y contrariando la consulta surtida en observancia de las leyes de esta república mancillada por la corrupción y la impunidad de toda laya. 

Luego tuvimos también la reacción airada de los campesinos, afros y awá reunidos en Tumaco, y los procedentes del corregimiento de Llorente, contrarios a la erradicación de los cultivos de coca, que ya ha producido 14 heridos, en la carretera entre uno y otro lugar. Estos son reprimidos por fuerzas combinadas de la Policía Nacional, el Esmad, los carabineros y el Ejército. Tal situación ha producido la solicitud inmediata de una mesa de concertación por parte del gobernador de Nariño, Camilo Romero, quien se comunicó también con el nuevo vicepresidente, recordando a todos que se está incumpliendo el punto cuarto del Acuerdo de Paz firmado en La Habana y vigente. 

En tercer lugar, en las goteras de Bogotá, en Soacha, un municipio con una población que supera al millón de personas, el día martes se bloqueó también la Troncal del Sur, con el cierre de por lo menos 20 estaciones, que afectó en acto a más de 236.000 usuarios del Transmilenio y el Sistema Integrado de Transporte Público. Hubo el ataque y la avería de 24 buses, y rotura de vidrios en la estación Sevillana. 

La violencia en ninguno de los casos es la receta, es inexcusable, cuando afecta a las personas en primer lugar, y a los bienes de uso público. Pero es tal la ira, y la frustración de la gente que la marcha indignada recorrió 7 Kms, en un número que probablemente no supere la concentración del 1º de abril que convocan los defensores de la paz reaccionaria, que piensan que a las Farc hay que liquidarlas y someterlas a la cárcel a sus dirigentes; y que al presidente Santos hay que removerlo del gobierno, porque dizque es un cultor aventajado de los desmanes tiránicos del castro-chavismo, en cabeza de primero de Chávez, y ahora de Maduro. 

El jueves y el viernes, piquetes de estudiantes en las universidades públicas de Bogotá, la Nacional y la Pedagógica intentaron hacer demostraciones de rechazo a la subida en el transporte público para “recuperar” los desfalcos, la mala administración, y el negocio rentable de los oligopolios privados. 

La representación de un happening en la carrera 30 terminó en una confrontación campal con el Esmad, y luego en la noche con el incendio de una retroexcavadora al interior del campus, en medio de un barrizal que es terreno de una construcción mal planificada, y agravada por corresponder su ejecución a un tiempo de lluvias, y sin que se garantice el tránsito cotidiano de estudiantes, empleados y profesores con caminos improvisados que van camino de las aulas y demás instalaciones.

No es la manera de celebrar los 150 años de refundación de la U. Nacional. Es la dolorosa prueba de la desidia y la improvisación que no se merece la educación superior, y que tampoco autoriza el empleo de la violencia de parte y parte, subjetiva y objetiva cultivada por este entorno hasta la desesperación. 

Una invitación al común: A parar la violencia
y contra la impunidad del país político

Con estos cuatro escenarios, y los muchos de Colombia es tiempo de avanzar una movilización diferente, donde la alegría con firmeza, reclame la implementación de una paz democrática que marque las necesarias distancias con los otros modelos de paz que tenemos a la vista. 

Los subalternos tienen que reclamar y exigir autonomía, reclamar en la calle y en la movilización como en las urnas el respeto a sus reclamos contra el orden político, social y económico que no los satisface, y la defensa de la vida de los colombianos. Porque hoy, en las goteras de Tumaco, el uso de las armas muestra que Colombia no sepulta aún la fórmula de la excepcionalidad de hecho y de derecho. Una balacera no puede ser el mejor debut del Vicepresidente de la seguridad “democrática”.

Es y tiene que ser la gran movilización que proponemos para el 9 de abril, el día emblemático de la paz subalterna. Al unísono contra la impunidad, en defensa de la vida, el medio ambiente, contra el modelo mono extractivista, por la educación pública superior gratuita, por un transporte público eficiente y cómodo, por una vida digna para los campesinos, afro e indígenas, sin falsas promesas e incumplimientos a la promesa de igualdad social que está consagrada en la Constitución de 1991. Nos corresponde preparar la más grande movilización que recuerde Colombia, en defensa e implementación de la paz democrática, para lo cual se requiere la composición de un Frente Común de todas las fuerzas de izquierda, democráticas y de centro liberal. A parar la guerra contra los campesinos y las minorías, con la movilización ciudadana a todos los niveles.

Share this

Related Posts