El Partido de la U y sus políticos impresentables

12:19:00

Creado para sumar votos y para ser el vehículo de Uribe, este partido acabó siendo el vehículo de Santos y sumando investigaciones y destituciones por cuenta de sus múltiples casos de corrupción y vínculos con el crimen organizado.

Por: Javier Duque Daza* / Razón Pública

Partido de reciclaje

El Partido Social de Unidad (PSUN) o Partido de la U surgió en 2005 en medio de la descomposición del bipartidismo y bajo el  marco de la reforma política a la Constitución de 1991 que había sido aprobada dos años antes (Acto legislativo 01 de 2003).
El PSUN nació como una agregación de políticos de diversa procedencia:
  • Exdirigentes liberales (entre ellos Juan Manuel Santos, Rafael Pardo —quien luego regresaría al liberalismo—, Armando Benedetti, Juan Lozano, Luis Guillermo Vélez, Carlos García Orjuela, Aurelio Iragorri, Zulema Jattin Corrales, José David Name y Piedad Zuccardi);
  • De Cambio Radical (Roy Barreras);
  • De algunos pequeños partidos regionales como Sí Colombia (Mauricio Pimiento Barrera), el Partido Nacional Cristiano (Claudia Rodríguez) y Convergencia Popular Cívica (de la que provenía Óscar Iván Zuluaga),
  • y por algunos pocos integrantes del Partido Conservador (Marta Lucía Ramírez —quien después se retiró—).
Este partido se proponía ser el vehículo de Álvaro Uribe y servir de “paraguas” para estos políticos que según la reforma necesitaban evitar la doble militancia y reunir los votos suficientes para pasar el umbral, sin tener renunciar a sus intereses personales y regionales.
Como fue creado un año antes de las elecciones de Congreso y Presidencia de 2006, su interés central fue agregar votos y por ello se aplicaron laxas condiciones de entrada. El resultado fue ese reciclaje de políticos de procedencias muy diversas, muchos de ellos con vínculos criminales.
En las elecciones de 2006 el PSUN obtuvo la segunda mayor representación en el Congreso (49 de los 267 congresistas), después del Partido Liberal, y respaldó tanto la controvertida reforma constitucional que autorizó ese segundo período como la campaña electoral del candidato-presidente. En 2010 el Partido sirvió para respaldar —junto con otros partidos— a Juan Manuel Santos y en ese año logró la primera bancada en el Congreso (76 curules).
Pero después vino la escisión de la escisión: la ruptura entre Uribe y Santos, la creación del Centro Democrático (CD), la reelección de Santos, un nuevo reparto de fuerzas políticas y la polarización del país. En 2014 disminuyó la representación del Partido en el Congreso (a 58 curules), mientras que el CD obtuvo la cuarta mayor bancada (39 curules).

Política y crimen

El Partido de la U también se vio involucrado con los grupos paramilitares, aunque no en la misma proporción que Cambio Radical o partidos efímeros como Colombia Democrática, Colombia Viva, Convergencia Ciudadana, el Movimiento Popular de Unidad y el Movimiento de Integración Popular.
Ocho de los congresistas de la U pasaron de las curules a la Picota: cuatro de los que habían sido elegidos en 2002 fueron condenados (Mauricio Pimiento Barrera, Zulema Jattin, Jairo Enrique Merlano y Miguel Ángel Rangel) igual que otros cuatro elegidos o reelegidos en 2006 (Odín Horacio Sánchez, Marco Alirio Cortés y Fuad Emilio Rapag —Jorge Visbal Martelo está siendo investigado—). Asimismo, decenas de alcaldes, concejales, gobernadores y diputados elegidos con su aval fueron condenados por nexos criminales.
El ejemplo de Dilian Francisca Toro muestra cómo este partido no repara en la procedencia de sus dirigentes o de sus electores. Esta exsenadora renunció a su curul en 2013 cuando era investigada por lavado de activos (por la presunta compra de propiedades a un narcotraficante) y se le aplicó la reforma política de 2009 que adoptó la figura de la silla vacía. Esta renuncia no fue obstáculo para que el Partido avalara su candidatura a la Gobernación del Valle del Cauca en 2015.

Políticos impresentables

Además de los involucrados en la parapolítica, el Partido de la U ha acogido y avalado a decenas de candidatos que tuvieron éxito en las elecciones pero al poco tiempo fueron sancionados, destituidos y/o condenados. Dentro de este grupo hay alcaldes destituidos por celebración indebida de contratos; concejales vinculados con paramilitares; gobernadores en líos por corrupción y vínculos con paramilitares; ex congresistas que perdieron su investidura por tráfico de influencias; y hasta homicidas. Además del caso de Dilian Francisca Toro, hay otros tres muy ilustrativos.
  • El del suspendido alcalde de Moñitos, Córdoba, José Félix Martínez, quien fue avalado, elegido y se posesionó aunque estaba detenido en La Picota acusado de tener nexos con el jefe paramilitar Fredy Rendón Herrera, alias “El Alemán”.
  • El alcalde de Puerto Gaitán (Meta), Edgar Humberto Silva, quien fue sancionado por violar los topes electorales en la campaña de 2011. Por este motivo se le pidió al Tribunal Administrativo del Meta que solicite la pérdida del cargo. El Consejo Nacional Electoral, que suele ser inoperante, en este caso aplicó una norma que se viola con mucha frecuencia y prohibió que el Partido de la U inscribiera candidato para las elecciones de 2015.
  • El gobernador de La Guajira Wilmer González (antecedido de otros tres mandatarios elegidos en menos de cuatro años), fue acusado de los delitos de cohecho, falsedad en documento público, corrupción del votante y fraude procesal durante su campaña. 
En las elecciones de 2015 la Procuraduría publicó un listado de inhabilitados, y el Partido de la U tenía 103 de sus avalados en esta situación, desde aspirantes a ediles a las Juntas Administradoras Locales hasta postulados a las Gobernaciones. La lista siguiente ilustra el panorama:
Casos de candidatos elegidos por el Partido Social de Unidad Nacional destituidos y/o condenados
Político
Cargo y año de elección
Situación
Doris Acero de Vera
Alcalde de Guaduas, Tolima, 2011.
Condenada por celebración indebida de contratos.
Harold Wilson Chamorro
Concejal de Algarrobo, Magdalena.
Participó en el Pacto de Chivolo con grupos paramilitares.
Julio César Vélez
Concejal de Cúcuta, 2007 y 2011.
Condenado por el asesinato de su esposa.
Hugo Edulfo Maestre
Concejal de Plato, Magdalena.
Condenado por paramilitarismo.
William Villamizar
Gobernador de Norte de Santander 2008-2011.
Sanción fiscal por la Contraloría. En la Procuraduría tiene 12 investigaciones por  contratos sin cumplimiento de requisitos legales.
Jorge Humberto Tascón
Alcalde de Yotoco, Valle del Cauca, 2007.
Elegido mediante fraude electoral, se mantuvo dos años en el cargo.
Iván Vargas Silva
Gobernador del Guainía 2007.
Condenado por la Corte Suprema de Justicia por el delito de corrupción del elector porque ganó las elecciones comprando el voto de indígenas.
Patrocinio Sánchez Montes de Occa
Gobernador del Chocó 2007.
Condenado por peculado culposo y destituido en 2010.
Odín Sánchez Montes de Occa
Representante a la Cámara, 2006.
Condenado por sus vínculos con grupos paramilitares.
Óscar Raúl Iván Flórez
Gobernador de Casanare, 2007
Acumuló sanciones diversas y dos destituciones, con más de 25 años de inhabilidad acumulada.
Juan Manuel González Torres
Gobernador del Meta en elecciones atípicas, 2006.
Tiene varias investigaciones en la Procuraduría y una sanción en un juicio fiscal por parte de la Contraloría  por el manejo de recursos de regalías.
Adolfo Raad Hernández
Concejal de Cartagena, 2007.
Destituido por las irregularidades como presidente del Concejo de la ciudad (2003-2004); pagó indemnizaciones ilegales a empleados del Concejo.
Eduardo Carlos Merlano
Senador, 2010.
Destituido e inhabilitado por la Procuraduría por influencia indebida para evitar que se le inhabilitara su vehículo por conducir ebrio.
Edgar Humberto Silva
Alcalde de Puerto Gaitán, Meta, 2011.
Destituido por violar topes de financiación en la campaña.
José Felix Martínez
Alcalde de Moñitos, Córdoba, 2011
Fue elegido aunque estaba detenido en la Picota por sus nexos con grupos paramilitares que lo ayudaron a elegir en 2004.
Henry Armando Suárez
Alcalde de Santana, Boyacá, 2011.
Se posesionó a pesar de estar inhabilitado por una sanción de la Procuraduría por estafa.
Juan Carlos Giraldo
Alcalde de Calarcá, Quindío, 2011.
Destituido por la Procuraduría por contratación sin cumplimiento de requisitos legales.
Lucero Cortés
Representante a la Cámara por Bogotá, 2010.
Condenada por la Corte Suprema de Justicia a cinco años de prisión por tráfico de influencias.
Raúl Emilio Casallas
Alcalde de Mosquera, Cundinamarca, 2015.
Destituido por falsificar su diploma de pregrado de la Universidad Santo Tomás.
Carlos Andrés López
Alcalde de Fresno, Tolima, 2015.
Destituido por el Tribunal Administrativo del Tolima  porque su hermana era la registradora departamental el año anterior a su candidatura.
Wilmer González B.
Gobernador de La Guajira, 2016
Detenido por fraude electoral. Acusado de cohecho, falsedad en documento público, corrupción al sufragante y fraude procesal durante su campaña a la Gobernación en noviembre del año pasado.
Fuente. Elaboración del autor sobre la base de: Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, sentencia Única juzgamiento 31.560, marzo 24 de 2010, caso Patrocinio Sánchez Montes de Occa; Procuraduría General de la Nación, Fallo Segunda Instancia, caso Óscar Raúl Iván Flórez Chávez, junio 17 de 2011, radicado D- 2009-643-180014, también para este caso Procuraduría General de la Nación, Boletín 392 abril de 2011; Caso Juan Manuel González, Procuraduría General de la Nación, Boletín No 219, abril 30 de 2009; Caso Iván Vargas Silva: Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, única instancia No 32.136, septiembre 21 de 2011; El Tiempo, septiembre 23 de 2008 “Procuraduría destituye al concejal de Cartagena Adolfo Raad Hernández”; Consejo Nacional Electoral, diciembre 16 de 2014, “Alcalde de Puerto Gaitán sancionado por violación de topes”.

Sancionar a medias

En el asunto de los avales el Partido de la U ha seguido la misma línea de conducta que la mayoría de los partidos, es decir, no cumple con la ley pues no evalúa antecedentes ni estudia en detalle a quienes le piden el aval. Esto se pone en evidencia en los casos mencionados y en la información sobre las elecciones de 2015 proporcionada por la Procuraduría.
Además, cuando empezaron a darse las sentencias condenatorias de políticos con nexos criminales el Partido se lavó las manos sin descuidar los votos: expulsó a los ocho congresistas condenados (también a gobernadores condenados o sancionados por corrupción), pero mantuvo algunos avales cuestionables:
  • Jairo Merlano fue expulsado, pero en 2010 el Partido avaló la candidatura al Senado de su hijo Eduardo Carlos Merlano (quien después fue destituido e inhabilitado por la Procuraduría)
  • El Partido no se incomodó por mantener el electorado del controvertido “clan” de los Sánchez Montes de Occa en el Chocó.
  • Avaló a Patrocinio Sánchez, quien ganó la Gobernación en 2007 y en 2010 fue condenado y destituido por peculado culposo.
  • Avaló la candidatura en 2006 de Odín Sánchez, condenado por parapolítica,
  • Mantuvo su respaldo a la candidatura de Astrid Sánchez, acusada de fraude en las elecciones, quien ingresó en 2012 como reemplazo permanente de Eduardo Carlos Merlano y es actualmente senadora (también investigada por vínculos con paramilitares). 

¿Otro partido en crisis?

Al igual que Cambio Radical, el Partido de la U enfrenta serias críticas por sus avales, sus nexos con la criminalidad y por la inacción del CNE frente a sus acciones. Sin embargo, ante algunas evidencias inocultables, ya ha sido objeto de sanciones sin precedentes.
Estos dos partidos fueron creados por agregación de dirigentes (la mayoría liberales), sin cohesión fuerte, sin control sobre la dirigencia regional y movidos por un afán puramente burocrático. Ambos tienen puertas de vaivén para que entre y salga quien quiera y sin controles para evitar los vínculos de muchos dirigentes con la criminalidad.
En las próximas elecciones el Partido de la U corre el riesgo de seguir menguando su capital electoral y enfrentar una derrota que conduzca a la pérdida de la Presidencia y de sus escaños en el Congreso.
* Politólogo, Ph.D., profesor de la Universidad del Valle. 

Share this

Related Posts