Reseña documental: "Con los pies en la tierra"

04:57:00

El talento de la ciudad de Sogamoso, y del departamento de Boyacá, sigue aflorando a través  del cine documental. El lanzamiento de “Con los pies en la tierra", el pasado viernes 17 de febrero, en la Cámara de Comercio de Sogamoso así lo confirma.

Por: Dianna Camila Dávila / Democracia en la Red

El filme, realizado por miembros fundadores de la plataforma Juvenil de Sogamoso y del Nodo Sogamoso de la Red de Jóvenes de Ambiente, ha visibilizado, con creces, las problemáticas que sobre el agua y el territorio tiene la provincia de Sugamuxi y la cuenca del río Sogamoso. 

El equipo de producción integrado por en la dirección, Marian Alfonso; en la producción, Carol Boyacá; en la dirección de fotografía y cámara, Diego Satizábal A.; en la producción de campo, Yurani Niño; en el sonido y la musicalización, Sergio Valenzuela; en la posproducción de audio, Giovanny Sánchez; como Making of Ángela Niño; y en la investigación: Julián Avella y Leandro Cely, logró, después de 8 meses, traducir a la pantalla las luchas de los colectivos que defienden el medio ambiente de la región.

Tres historias arropadas bajo un mismo nombre "Con los pies en la tierra" que reúnen las experiencias de pobladores locales del páramo de Ocetá, del río Chicamocha y del Lago de Tota.

Cada uno de estos relatos sitúa a un protagonista principal que a su vez mantiene una particular relación con un ecosistema. En el primero, titulado ‘Sendero del agua’ el protagonista es Eusinio Tocarruncho quien tiene un fuerte vínculo con el río Chicamocha. 

El segundo trabajo de esta serie documental es "Tota, agua para la labranza’"y su protagonista es "Silago Páramo" quien ha dedicado su vida a la defensa del segundo lago más alto de Suramérica.

El tercer documental titulado "Oxueta, el hogar del sol" que describe la majestuosidad del páramo de Ocetá, en Monguí, de la mano de la poeta costumbrista María Soto Sierra. 

El documental ha sido recibido con mucha expectativa, por parte de algunos críticos y de algunos ambientalistas, aunque sigue la deuda por parte de las organizaciones  gubernamentales y no gubernamentales para visibilizar las  problemáticas de los territorios sin ningún tipo de censura.

Aunque loable la labor de Corpoboyacá, de auspiciar parte de la financiación del documental, no deja de ser paradójica la omisión, durante el transcurso del filme, sobre la responsabilidad de esta entidad en el deterioro ambiental del Rio Chicamocha y del Lago de Tota, este último a manos de la multinacional francesa Maurel & Prom.

Share this

Related Posts