El PSOE: Trayectoria, crisis e implosión.

10:06:00

La quiebra actual del Partido Socialista cierra un largo ciclo iniciado con la redefinición ideológica de 1979, dos momentos protagonizados por la misma persona, Felipe González, antes en su incipiente esplendor y ahora en su ocaso.

Por: Juan Andrade / Ctxt

Al final sucedió. La crisis que venía arrastrando el PSOE ha implosionado rompiéndolo por dentro y lo ha hecho de tal forma que incluso ha dejado en sus rivales una expresión más de asombro que de satisfacción. Solo en su origen y en sus aspiraciones los hechos parecían ceñirse al guión del clásico golpe palatino. En su ejecución y resultados se ha parecido más a una asonada cuartelera. Sin nocturnidad ni uso siquiera de estilete, a plena luz del día y a garrotazos. La rudeza da fe precisamente de la hondura de la crisis del partido, pues evidencia que tampoco contaba con recursos suficientes como para hacer un reajuste interno de fuerzas con eficacia y decoro. La verdad es que un partido de tan larga y relevante trayectoria merecería, si es que acaso ha llegado, un final más honroso.

Evocando esa trayectoria histórica, estos días se ha comparado la crisis actual del PSOE con aquella que sufrió en mayo de 1979, cuando el entonces secretario general se sintió obligado a dimitir por el rechazo de las bases a su propuesta de redefinición ideológica. Los paralelismos que pueden hacerse, pese a las notables diferencias, son varios. El más interesante a mi entender tiene que ver, sin embargo, con lo que entonces sucedió y ahora sucede de puertas afuera. Si la crisis interna del PSOE en 1979 fue percibida como una amenaza para el tipo de transición que estaba desarrollándose, la crisis interna de la semana pasada es una manifestación evidente de la crisis del orden político que nació de aquella transición. Por tanto, además de tratarse de dos momentos análogos, pueden leerse, respectivamente, como arranque y cierre de un largo ciclo. No en vano ambos han tenido como protagonista a la misma persona, Felipe González, antes en su incipiente esplendor y ahora en su ocaso. En 1979 González logró la proeza de que los militantes que le habían reprobado purgaran la culpa que les sobrevino tras su dimisión declarándole a partir de entonces lealtad incondicional. Ahora trata de disciplinarlos azuzando los mecanismos coactivos del aparato y el vértigo o la ambición, según se mire, de algunos dirigentes regionales.

Sin embargo, el conflicto actual se ha reproducido con mayor virulencia en el seno de la dirección y, en este sentido, se parece más al que se dio en plena Guerra Civil entre los fieles a Negrín y el resto de sectores que habían pugnado y seguirían pugnando entre sí. Tanto entonces como ahora la tensión interna en el PSOE ha venido dada por el ascenso fulgurante de una fuerza joven a su izquierda, entonces el PCE y ahora Unidos Podemos. La diferencia, simplificándolo mucho, es que al final de la Guerra Civil el conflicto en el PSOE se daba entre los partidarios y detractores de una alianza coyuntural con los comunistas, mientras que ahora el conflicto se da entre quienes, por un lado, descartan cualquier relación con Unidos Podemos y quienes, por otro, no saben o no contestan. Hay que reconocer que quienes tienen una política coherente y ajustada a las nuevas circunstancias son Felipe González y Susana Díaz, pues son conscientes de que el orden anterior con el que están comprometidos solo puede garantizarse hoy llegando a un compromiso con el Partido Popular, lo cual no deja de ser otro síntoma de la crisis de un régimen político que para sobrevivir necesita sacrificar lo que constituía su principal fortaleza: la apariencia de pluralismo. En cualquier caso, la de Pedro Sánchez no era más que una política nostálgica, cuyas expectativas se cifraban en que el paso benévolo del tiempo, con sus sucesivas elecciones, pudiera ir devolviéndole poco a poco al escenario anterior. Para ello pensaba que era suficiente con seguir representando el papel de principal antagonista de los populares. Su error consistía en pensar que se podía volver atrás. Su desatino ha sido creer que podía hacerlo actuando como entonces.

El PSOE sufre una crisis de identificación y, por tanto, una crisis de identidad. Cada vez hay menos gente que se reconoce en él y, en consecuencia, cada vez le resulta más difícil reconocerse a sí mismo. La fortaleza de la socialdemocracia en los años dorados del Estado de Bienestar radicó en su capacidad para integrar a la clase obrera en el Estado, en virtud de su reconocimiento como mediador en el conflicto social y gran agente redistribuidor. En España el PSOE llegó al poder en 1982, cuando ese escenario estaba en descomposición en toda Europa por el cambio de paradigma económico y las transformaciones subsiguientes en la composición sociológica. El PSOE puso en marcha entonces un proyecto modernizador de cuño tecnocrático muy distinto al de la socialdemocracia clásica, que encajaba muy bien con el horizonte de expectativas que realmente constituye la identidad de las clases medias, un proyecto que desplegaba toda suerte de estímulos para que ese marco de aspiraciones y temores fuera también interiorizado por buena parte de las clases populares y trabajadoras. Al mismo tiempo el PSOE ofrecía una salida a distintos anhelos territoriales, en virtud de su presencia en todo el país y de las esperanzas cifradas en el desarrollo autonómico. De esta forma el partido funcionó como principal integrador de la diversidad territorial y de una mayoría social muy heterogénea en el nuevo sistema político. Lo hizo en tales términos que al final ese papel pudo ser desempeñado, sin demasiados traumas y con considerables diferencias, por el Partido Popular.

Precisamente la fortaleza del sistema político del 78 --como la de cualquier sistema que se precie-- descansaba en su virtualidad a la hora de armonizar el consenso tácito sobre sus límites con una confrontación bipartidista muy vehemente a propósito de lo que podía hacerse dentro de ellos. En torno a esa confrontación con el PP muchos militantes e incluso dirigentes del PSOE fueron tejiendo durante más de treinta años su propia razón de ser, toda vez que los límites consensuados terminaron por naturalizarse. Por eso ahora resulta tan complicado pedirles que renuncien a esa confrontación para preservar aquellos consensos. El problema para estos militantes y dirigentes es que la confrontación entre PP y PSOE hace tiempo que dejó de señalar la tensión fundamental de la dinámica política, y ahora también de la parlamentaria. Desde el 15M es mucha la gente que piensa fuera de ese marco categorial y busca una salida a sus problemas y aspiraciones más allá de unos límites que ya no le parecen naturales. Desde el 20D la aritmética parlamentaria es evidentemente otra.

Durante más de treinta años el bipartidismo se alimentó de una polarización muy fuerte entre el PSOE y el PP, que llegó al paroxismo durante la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero. Esta confrontación se expresó sobre todo en términos ideológicos: tuvo que ver más con adhesiones partidarias que con discrepancias programáticas, más con las fobias y los miedos a la exageración que del otro hacía su contrario que con el rechazo a su política, más con la representación simbólica en el debate institucional y mediático de dos bloques sociales idealizados --la derecha y la izquierda-- que con los conflictos materiales que se estaban dando en el seno de la sociedad. Esta representación del conflicto se volvió inverosímil a ojos de mucha gente con el estallido de la crisis, cuando se pudo visibilizar ya con nitidez la sintonía entre ambos partidos a propósito del modelo de crecimiento y sobre todo de las medidas antisociales para hacerle frente. Y ello desacreditó más al PSOE, porque ocupaba en esos momentos el gobierno, desempeñaba el rol de partido con sensibilidad social y estaba encabezado por un dirigente relativamente joven que se supone representaba una discontinuidad con respecto al felipismo.

Pareciera que con la torpe intención de confirmar la sujeción a ese pasado (de nuevo presente) los socialistas designaron a Alfredo Pérez Rubalcaba como secretario general. Para desmentirlo al poco tiempo eligieron de pronto al joven Pedro Sánchez. Los intentos de Sánchez a la hora de presentarse como garante del cambio no han surtido efecto, porque para una amplia base social progresista el cambio ya no se reduce a quitar al Partido Popular para ponerle a él. Su discurso resultaba poco creíble cuando trataba de declinarlo con la gramática de las fuerzas políticas emergentes, pues es muy difícil conjugar nuevos significantes con viejos significados. Tampoco ha logrado situarse como garantía de seguridad ante quienes perciben la emergencia de Podemos como una amenaza, porque eso lo hace mejor el PP. Menos aún ha podido conjugar las aspiraciones de cambio y seguridad como en su día hiciera Felipe González, pues la oscilación retórica entre ambos polos no es lo mismo que una síntesis capaz de atraer a amplios sectores. Ahora es reemplazado por una gestora y mañana lo será por otro líder o lideresa. Tanto cambio en tan poco tiempo revela la inseguridad y desnortamiento de un partido que desborda la lógica del ensayo-error para diseñar otra que va del error al error. Parece que el PSOE no deja de bascular entre un casting de jóvenes talentos y el eterno retorno del felipismo.

Más allá de la falta de dirección política, la situación del PSOE es realmente endiablada. La crisis de 2008 entrañó la crisis del proyecto de modernización que había impulsado y con el que se identificó una amplia mayoría social. No es que ese proyecto no satisfaga ya las expectativas que había creado en el imaginario de las autopercibidas clases medias, sino que ha terminado por provocar su empobrecimiento y con ello su desafección. Ante esa suerte de descomposición social e ideológica, el PSOE se ha quedado sin apenas suelo bajo los pies. Pero además se ha quedado con el paso cambiado, pues de un escenario bipartidista, donde había un reparto muy definido de papeles que le permitía casi monopolizar la representación de la izquierda para disputarle el centro al PP, ha pasado a otro donde la emergencia de una fuerza nueva situada a su izquierda, que no se expresa en esos términos, le proyecta ante mucha gente, por contraste y por méritos propios, como un partido conservador y envejecido. Así se lo hacen saber ya la mayoría de los votantes más jóvenes. Pero es que también se ha quedado cojo a nivel territorial, sin apenas apoyos allí donde no brilla el barniz federalista que pretende dar al viejo sistema de las autonomías.

Por todo ello, su crisis es la crisis del sistema construido en 1978, pues ya no garantiza ni la integración en él de la diversidad territorial ni de las expectativas de buena parte de los sectores populares y clases medias depauperadas. Tampoco contribuye como antes al cierre hermético del discurso legitimador de un sistema cuyas fronteras eran seguras en la medida en que estaban delimitadas por los silencios de dos partidos que sumaban una amplia mayoría, pero también en la medida en que dentro de esas fronteras las voces que se daban entre ellos volvían inaudibles las de fuera. Hoy, con 85 diputados, el PSOE es en cierta medida un partido afónico.

El PSOE es ahora un partido atravesado por serias contradicciones, con pocos recursos para gestionarlas y con muchas inercias para enredarse en ellas. La desigual distribución territorial de su voto refuerza internamente a los dirigentes del sur, reacios a un discurso plurinacional que, piensan, podría generar desafección en sus bases sociales, pero sin el cual no puede reequilibrarse territorialmente. Ya no se basta para ser alternancia al PP, pero tampoco se ha atrevido a formar parte de una alianza parlamentaria que podría entrañar la alternativa a un sistema que, si bien le ha dado sus mayores días de gloria, ahora le asfixia en su declinar.

Hay dos razones fundamentales que explican esa falta de atrevimiento. Una tiene que ver precisamente con la cultura política que ha ido tallando al ritmo de su experiencia histórica, así como con la lectura que ha hecho de esta. El PSOE piensa que históricamente le ha ido mal cuando se ha acercado a aliados de envergadura y muy bien cuando ha ido en solitario. Un ejemplo remoto tiene que ver con las mencionadas relaciones con el PCE durante la Guerra Civil y el franquismo, interpretadas en términos de trasvase de militantes, cuadros y dirigentes a esta otra opción más novedosa y atrevida. Otro más reciente fue el tripartito de Cataluña, una experiencia que para muchos socialistas no solo es que fuera fallida, sino que nunca debió acometerse. En medio estaría el asombroso despunte de la Transición y los años gloriosos del Felipe González, gracias a lo que dieron en llamar la “vía nórdica al poder”, es decir, solos, sin acuerdos por la izquierda (como hacían entonces los socialistas franceses), ni acuerdos por la derecha (como hacían los socialistas italianos).

A día de hoy, ironías de la historia, esto último ya no está nada claro. Junto a ello hay en el PSOE un anticomunismo muy fuerte y de largo aliento, que arranca de la fractura del 21, se dispara en la Guerra Civil, se alimenta de la Guerra Fría, se enquista en el exilio, lo gestionan muy finamente Felipe González y Alfonso Guerra en la Transición frente un PCE que sale muy fuerte del antifranquismo, se vigoriza de manera tan bruta como eficaz contra la Izquierda Unida en ascenso de Julio Anguita con la teoría de la pinza y ahora se proyecta sobre Unidos Podemos. Sacudirse todo eso no resultaba nada fácil.

Pero además de tradiciones estratégicas, culturas políticas e inercias --y entretejida con todas ellas-- la razón última del temor en el PSOE a llegar a un acuerdo con fuerzas vigorosas a su izquierda tiene que ver con su vinculación orgánica al poder. Hay quien piensa que ese vínculo se expresa en la subordinación de buena parte de los dirigentes socialistas a las presiones oligárquicas intimidatorias que vienen de fuera en tiempos de excepción. Visto con perspectiva parece que el vínculo responde más a un habitus bourdieano, a una forma propia de pensar, sentir y obrar por parte de aquellos que hace tiempo comparten posición económica, de poder y prestigio con esas élites. ¿Alguien pensaba de verdad que el PSOE iba a formar gobierno con otras formaciones a su izquierda para poner en marcha un programa precisamente socialdemócrata, que, aunque solo fuera en términos fiscales y redistributivos, atentara contra los intereses de estas? Lo peor de la bronca del sábado va a ser oír hablar por enésima vez a los vencidos y a los vencedores de la necesidad de abrir un debate sobre el verdadero papel que le corresponde a la socialdemocracia en España y Europa. Papel mojado.

Share this

Related Posts