El Quindío le dice SI a la paz.

07:18:00

En el Quindío se intensifica y amplia el apoyo de las organizaciones sociales, populares, de los educadores y trabajadores a la paz, mediante la movilización por el SI en el Plebiscito convocado por el Presidente Santos para el próximo 2 de octubre.

Por: Horacio Duque / Democracia en la Red

El día 26 de agosto realizamos trascendental jornada pedagógica en las instalaciones del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación/Suteq, con cerca de 60 líderes del magisterio, convocados por sus directivas en cabeza del profesor Hugo Lievano.

A cinco semanas del 2 de octubre, la crucial fecha para la legitimación de la paz en el plebiscito que se convocara por el Presidente de la Republica, diversos sectores de la sociedad civil activan sus voluntades con el fin de dar un apoyo resuelto al Acuerdo final entre el Estado y las Farc para cerrar la más prolongada y sangrienta guerra civil en la historia del continente americano.

Una vez se conocen los detalles del pacto para iniciar la construcción de la paz, se amplían los argumentos y las esperanzas emocionadas de millones de seres humanos, integrantes de la sociedad colombiana, que sueñan con un futuro de reconciliación, armonía y convivencia.

En las regiones esa tendencia es más evidente. Muchos aun no alcanzan a dimensionar el paso dado, aún siguen atrapados por el anacrónico mundo de la violencia y la destrucción.

Pero se trata de incorporarlos a esta grandiosa utopía colectiva que significara transformar radicalmente a nuestra nación.

Varias organizaciones sociales, populares, sindicales, de derechos humanos, con presencia en el departamento del Quindío, preparan y organizan la movilización para atraer otras expresiones civiles y ciudadanas a esta potente corriente de transformación de la guerra por la paz.

Para el próximo 5 de septiembre está previsto un gran encuentro popular en el Centro de Convenciones de Armenia, con el objetivo de lanzar una potente campaña de convocatoria a votar por el SI en el Plebiscito.

Entre tanto, en la semana que corre desde el 29 de agosto al 4 de septiembre, está previsto ir a los medios de comunicación y llegar a los espacios públicos, a las Avenidas y conglomerados humanos, para realizar la pedagogía de la paz y la convivencia.

De lo que se trata es de demostrar que los llamados mentirosos y fraudulentos de los partidarios de la guerra y la violencia constituyen una convocatoria absurda e irracional para alimentar el odio y la venganza.

Desde luego, en el Quindío aún están presentes factores bastante peligrosos, asociados con el paramilitarismo, el narcotráfico, la corrupción y la manipulación clientelar de las viejas maquinarias que controlan el aparato estatal. El cartel del norte del Valle hace su presencia soterrada mediante poderosos grupos de la política, como el de la ex gobernadora Sandra Paola Hurtado y su siniestro cónyuge y con el control de alcaldes, diputados, concejales, altos funcionarios judiciales, policiales y militares, lo que, por supuesto, genera grandes riesgos y preocupaciones para quienes hacemos publico nuestro compromiso con la paz y la vida mediante nuestro apoyo al SI en el plebiscito.

Peor aún, cuando importantes instituciones departamentales, como la Rectoría de la Universidad del Quindío, conspiran abiertamente contra la paz, patrocinando, mediante la pauta publicitaria y los presupuestos públicos, ha caracterizadas fichas asociadas con el sabotaje a la paz mediante la campaña de mentiras y mensajes confusos que desorientan al ciudadano. Situación que debería ser objeto de intervención por parte del gobierno nacional y departamental.

Pero, los núcleos y organizaciones comprometidos con el apoyo masivo a la paz el 2 de octubre, durante la jornada plebiscitaria, redoblaremos nuestro trabajo, especialmente con actividades pedagógicas y culturales que estimulen las energías positivas de la sociedad civil.

Esperamos que las autoridades regionales, que han dicho que apoyan el SI, se sumen efectivamente, más allá de los discursos y las frases, a las acciones concretas previstas, colocando a disposición de las organizaciones comunales los canales de televisión, las emisoras comunitarias y los otros medios de interacción colectiva para alcanzar un multitudinario apoyo a la paz y a la vida.

Share this

Related Posts