Religiosos Vs población LGBT: La polémica disputa.

05:57:00
La polémica causada por las cartillas de educación sexual que habría realizado Mineducación fue avivada por las afirmaciones de la diputada santandereana Angela Patricia Hernández, en las que relaciona la homosexualidad con la zoofilia y su petición de colegios solo para comunidades LGBTI.


La disputa desató conmoción y alerta en las familias. La disputa ha movido fibras sensibles en el país y propiciado el inicio de dos campañas, una contra la implementación de las normas incluyentes en los colegios, bajo slogans como ‘resecando principios’, ‘abanderados por la familia’ y ‘No a la ideología de género’. La otra, una campaña por la educación de género que pretende desmentir los rumores sembrados por las religiosas, en la defensa de las directrices que dan cumplimiento a la ley 1620 de 2013 “de convivencia escolar” y a las sentencias de la corte constitucional en esa materia (T478 de 2015).

Dos historias

La sentencia emitida por la corte constitucional, dio cumplimiento al proceso que inició con la muerte del joven Sergio David Urrego Reyes, quien se suicidó el 4 de agosto de 2014 en el centro comercial Titán plaza de la ciudad de Bogotá, como producto del matoneo que sufría a diario en su institución educativa. Posterior a la muerte de Urrego, el dictamen de la Corte consistió en revisar los manuales de convivencia de los colegios para permitir una convivencia incluyente, a la vez que evitar la discriminación y segregación en los planteles educativos.

Luego se emitió otro concepto en el que se orientaba que las cátedras de educación incluyente y los conceptos relacionados con esta materia, debían impartirse a partir del grado décimo, dejando a los niños y adolescentes de grados inferiores por fuera de tales cátedras.

Por su parte, el origen de la ‘colonización homosexual’, tal como es llamada por distintos líderes religiosos, responde a las directrices de la actual ministra de educación Gina Parody, quien, aseguran, pidiendo de su orientación sexual ha determinado que los colegios deben enseñar a los niños y niñas a ser parte de la población LGBT, a usar el uniforme contrario, usar el baño contrario y convertir estos temas en habituales perturbando así la inocencia de los mismos.

Bucaramanga, epicentro de la polémica

Con base a los debates que se han generado en la ciudad de Bucaramanga, el 29 de Julio la alcaldía decidió izar durante 10 días la bandera multicolor que representa la diversidad sexual en un acto en el que Manolo Azuero, Asesor de despacho reconoció como “muestra de apoyo, tolerancia, inclusión y respeto”. Dos días después y en base a las declaraciones de las comunidades religiosas, un vendedor de helados decidió cortar las cuerdas y bajar la bandera. La bandera volvió a ser izada a pesar de las protestas de grupos de distintas tendencias religiosas.

Medidas desesperadas

A pesar del carácter irresponsable, impreciso y fuertemente ideológico de distintos líderes como el youtuber cristiano Oswaldo Ortiz, el cantante Boris R. y distintas personalidades cristianas han difundido la portada de una cartillas ilustradas en donde se muestran expresiones homosexuales de distintos autores, tales cartillas con presentadas a la comunidad en general como los “manuales impartidos por el ministerio de educación nacional para trabajar con los niños”, e incluso las han mezclado con algunas de las cartillas avaladas por el gobierno para trabajar con adolescentes siendo elementos totalmente distintos.

¿Qué dice el Ministerio?

El Ministerio de Educación aclaró las inquietudes acerca de la revisión de los manuales de convivencia, un tema que va mas allá de las creencias religiosas y que los colegios tienen autonomía de los mecanismos de implementación de normas respetuosas de la orientación sexual y la identidad de genero.

Además, la ministra Parody reiteró en varias alocuciones que se trata de una campaña mediática de desprestigio a las labores de su cartera, es respuesta a sus preferencias sexuales.

La polémica sigue abierta y es objeto de discusiones en escenarios académicos, religiosos e incluso en el Congreso de la República donde parlamentarios del Centro Democrático como Álvaro Hernán Prada, insistieron en argumentar que las preferencias sexuales diversas acercan a la sociedad colombiana a prácticas como la zoofilia.

Share this

Related Posts