La élite que manda en el país, lazos indisolubles (I)

08:13:00

Una pequeña rosca domina el país, crea la opinión, y pone a todos a pensar igual

Por: César A. Luque / Democracia en la Red

Una élite es un grupo minoritario que tiene una posición superior al resto, es una minoría selecta. En Colombia de esa élite hacen parte unas pocas personas, que ocupan posiciones estratégicas, son los que gobiernan, nacional y localmente, integran los grandes medios de comunicación, y manejan todo el sector privado importante, grandes empresas, grandes asociaciones o federaciones, y hasta dirigen aquellas instituciones de beneficencia, para ponernos a pensar a todos, que lo mejor para nosotros, los que no somos de la élite, es que le vaya bien a esa élite.

Veamos. El tío abuelo del presidente Juan Manuel Santos (2010 – ?), Eduardo Santos fue también presidente (1938 – 1942), mientras el abuelo del vicepresidente Germán Vargas Lleras, Carlos Lleras Restrepo también fue primer mandatario (1966 – 1970), mientras el padre del Director Nacional de Planeación, Simón Gaviria es el expresidente César Gaviria (1990 – 1994), de quien fue su ministro de Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, hoy negociador del Gobierno en La Habana. El hoy director de la Agencia Nacional de Tierras, Miguel Samper Strouss, es el hijo del expresidente Ernesto Samper (1994 – 1998), hoy secretario de Unasur.

La principal escudera de Álvaro Uribe Vélez en el Senado, Paloma Valencia, es nieta del expresidente Guillermo León Valencia (1962 – 1966), prima del ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia, es también nieta de Mario Laserna fundador de la Universidad de los Andes, donde estudian los hijos de esa élite, cuando no estudian fuera del país. Es sobrina del exsenador del Partido Conservador Mario Laserna, antes miembro de la Junta Directiva del Banco de la República, y secretario privado de César Gaviria. El presidente Valencia era hijo de Guillermo Valencia candidato presidencial en dos ocasiones, 1918 y 1930, en las que fue derrotado, tras intentar varias veces revivir la pena de muerte.

Como se puede ver, en esa élite se entrelazan familias, liberales y conservadoras que han gobernado y gobiernan, y hasta a la izquierda han llegado, para poner a quienes dirigen el Estado, y hasta la oposición. Ese es el caso de Clara López, hoy Ministra del Trabajo, hija de Álvaro López Holguín, sobrino del expresidente Alfonso López Michelsen (1974 – 1978) y nieto de dos expresidentes Jorge Holguín Mallarino (1909, 1921 – 1922) y Alfonso López Pumarejo (1934 – 1938 y 1942 – 1945). Otra ministra que también tiene rancio abolengo es la de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín. Su tío bisabuelo fue el presidente Carlos Holguín Mallarino (1888 – 1892) el que regaló el Tesoro Quimbaya a la reina de España, Cristina de Habsburgo (122 piezas en oro), siendo su bisabuelo el otro hermano presidente, Jorge Holguín Mallarino, ambos sobrinos de otro expresidente, Manuel María Mallarino (1855 – 1857).

En ese mar de lazos familiares el presidente actual tiene más, que unen la política con los medios de comunicación. La familia Santos siempre ha ejercido gran poder a través del periódico El Tiempo, que fue fundado en 1911 por Alfonso Villegas, quien pronto se lo vendió a quien sería luego presidente Eduardo Santos Montejo, él que además se casaría con su hermana, Lorenza Villegas, más conocida como Lorencita. Su hermano Enrique Santos Montejo “Calibán”, fue quien se encargó de lo periodístico, siendo el abuelo del hoy presidente.

El primer presidente que puso El Tiempo, fue Enrique Olaya Herrera (1930 – 1934), para en adelante ser un poderoso musculo político que manejaba el país, manejo que se ha prolongado, y que se fortaleció cuando lo dirigieron los hijos de “Calibán”, Hernando y Enrique Santos Castillo, quienes cerraron su círculo familiar al casarse con las hermanas Calderón, Helena y Clemencia, por eso el presidente siendo primo del exvicepresidente y exdirector de RCN Noticias, Francisco Santos (2002 – 2010) lleva los mismos apellidos. Hoy El Tiempo es el destacado medio de lo que es la Casa Editorial El Tiempo, propietaria de CityTv, el Canal El Tiempo, Portafolio y varios periódicos regionales, ADN, todos propiedad del colombiano más rico, Luis Carlos Sarmiento Angulo, dueño del Grupo Aval (AV Villas, Banco de Bogotá, Popular, Occidente), el Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir, el BAC Credomatic en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Bahamas, Grand Cayman, Fiduciarias Bogotá, Corficolombiana, Occidente y Popular, red de cajeros ATH, Radio Santa Fe, Centro Comercial Centro Mayor, Almaviva, Hoteles Estelar, Promigas, Gaseosas Glacial y la constructora Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo.

Uno de los principales columnistas que tuvo El Tiempo fue, el también accionista en otro tiempo, Daniel Samper Pizano, hermano del expresidente Ernesto Samper, padre del también periodista Daniel Samper Ospina, exdirector de la revista Soho, columnista de la Revista Semana, que está dirigida por el sobrino del presidente actual Alejandro Santos, hijo su hermano, Enrique Santos. Hoy su director es Roberto Pombo, esposo de Juanita Santos Calderón, prima del presidente.

En El Tiempo Felipe Zuleta Lleras fue en 1991, Defensor del Lector. Él es nieto del expresidente Alberto Lleras Camargo (1945 – 1946 y 1958 – 1962), expresidente que fundó la Revista Semana, inspiración de la actual, cuya propiedad es de Felipe López, hijo del expresidente Alfonso López Michelsen. Zuleta es hijo de Clemencia Lleras, Representante a la Cámara entre 1974 y 1978, es columnista del periódico El Espectador, hoy de la familia Santodomingo, la segunda más rica del país, y participa de analista en la Blu Radio, del mismo grupo empresarial, ese grupo que es accionistas de SABMiller, Valorem, Caracol Tv, Biofilm, isla Barú, entre otras.

Son ricos, son poderosos, son una élite, estos son unos pocos casos, faltan muchos más, que en una próxima les mostrare. Ellos dominan casi todo, ponen a pensar a la gente del común, de la forma que les conviene, manejan el Estado, los medios, los grandes negocios, quieren que el resto del país esté a su servicio. Han construido un sistema mediocre, donde nada funciona, donde no hay justicia, salud, educación de calidad, bienestar para la gente, donde están entregando nuestros recursos a las multinacionales, condenando al país a la desgracia. Contra esa élite es que debemos luchar, si queremos sacar el país adelante, ellos hacen las leyes para quitarnos nuestros derechos, lo quieren todo, son insaciables. Lo permitiremos.

Share this

Related Posts

2 comentarios

Write comentarios
6 de agosto de 2016, 09:20 delete

La democracia está hecha para que las mayorías obtengamos el poder de elegir sobre las políticas que deben ser adoptadas en un estado, es decir; nosotros deberíamos votar por un candidato nuestro con propuestas que nos beneficien; con la democracia actual, sucede todo lo contrario; elegimos a candidatos que gobiernan para los intereses de las minorías más ricas del país; eso no es casualidad, pues esta finamente diseñado para que ello suceda, entre eso tenemos: compra de votos, financiamiento de campañas por las grandes corporaciones "empresas", medios de comunicación que direccionan la opinión del público, promesas de candidatos, entre otras tácticas para engañar y hacer creer a la gente que están eligiendo bien. Por eso la obligación política nuestra es saber elegir por propuestas claras y serias de cambio que adopten candidatos, ojalá nuestros.

Reply
avatar
6 de agosto de 2016, 11:52 delete

Definitivamente no entiendo por qué es tan difícil que todo el mundo entienda que en realidad nunca de lo que se dice nunca hemos tenido democracia, que nos lo han hecho creer es otra cosa. Porque la ELITE que nos ha governado desde siempre es tan poderosa como lo muestra este artículo, que ellos mismos ya saben con anterioridad cual va a continuar manipulando al pueblo obligandonos a vivir cada vez más miserables. Y eso no solo sucede en nuestro maravilloso país Colombia, en realidad es en todo el mundo. Por eso es que solo el 1% de la población a nivel mundial tiene el derecho de tener calidad de vida, y el resto que somos el 99% seguimos y seguiremos jodidos.

Reply
avatar