Bloqueos reales o imaginarios. ¿Podemos?

06:23:00

Ver a Patxi López quejarse de las presiones del Ibex35, de los grupos de poder económicos y mediáticos –son la Trama real del poder– llena de emoción e incluso de ternura. Que lo diga él tiene aún más mérito, ya que fue elegido presidente del Congreso de los Diputados precisamente para iniciar un proceso que tenía como objetivo explícito “desbloquear” un empate político e, implícito, arrinconar, romper y aislar a Podemos.

Por: Manolo Monereo / Cuarto Poder.

No hay que perderse en las conjuras del poder ni en los juegos florales de las estrategias mediáticas. Lo que está en juego no es la estabilidad o la gobernabilidad de este país. Éste es el discurso de lo aparente, de lo comunicado y comunicable. El problema de fondo, lo que divide realmente a las fuerzas políticas, es cómo salir de la crisis del régimen, es decir, cómo poner fin a la contestación política, retornar, de una u otra forma, al bipartidismo y terminar con la anomalía de Unidos Podemos. Si fuese solo una cuestión de gobernabilidad, se hubiese resuelto en 24 horas. El verdadero protagonista es el que no aparece ahora: Unidos Podemos y, sobre todo, la gente, la gente de carne y hueso que necesita y sueña con otro país.

He defendido, con mucho ahínco y sin demasiado éxito, que un aspecto fundamental de la crisis del régimen tenía que ver con una contradicción de fondo entre el bloque de poder económico y la clase política bipartidista; sigo en ello. Sin embargo, estas elecciones han resuelto una cuestión que va a marcar toda la coyuntura: Mariano Rajoy, no sin dificultades y arriesgando mucho, ha ganado la batalla y será en torno a él donde se hará la recomposición política que las clases económicamente dominantes necesitan y exigen.

Esto obliga a una recomposición del mapa político que afecta directamente a Ciudadanos y al PSOE y, derivadamente, a los partidos representativos de las burguesías vasca y catalana. No habrá elecciones y quien conducirá la política del país en los dos próximos años será Mariano Rajoy.

Esto no será fácil para las demás fuerzas políticas. Me refiero a los partidos, por decirlo así, del sistema, estrechamente ligados a los que mandan y no se presentan a las elecciones. Ciudadanos, con destreza y habilidad –no le queda otra– se irá adaptando a la nueva situación, convirtiéndose en aliado estratégico de un PP que, más temprano que tarde, iniciará su propia renovación interna. Ciudadanos es “orgánico” del poder económico y siguiendo a Rivera se puede interpretar muy bien lo que quieren y piensan los que mandan.

El PSOE lo tiene mucho más difícil. Pedro Sánchez, insisto de nuevo, lo ha hecho razonablemente bien, dadas las condiciones existentes. Se podría decir que el PSOE es el partido “orgánico” del régimen. Hasta ahora es el que mejor ha sabido representarlo, el que mejor ha defendido los intereses del capital en su conjunto y el que mejor ha defendido a la monarquía parlamentaria. Su capacidad de obtener el consentimiento de las clases trabajadoras y de las capas populares ha sido muy alta y, a veces, altísima. Lo fue en la etapa de González y en la de Zapatero. Sólo las crisis recurrentes del capitalismo europeo y español pudieron quebrar sus bases sociales y políticas de legitimación. Sánchez está buscando la centralidad, que no es otra cosa que ser, de nuevo, el partido del régimen en esta etapa que abrió la crisis. La clave, derrotar a Podemos y a Unidos Podemos; polarizarse con el gobierno del PP situando el eje de diferenciación derecha/izquierda como parte de una estrategia que ha tenido, a pesar de los reveses, resultados positivos. En política no siempre se gana sumando, algunas veces es mejor neutralizar, dividir, aislar, romper. Este discurso sufriría un revés de consideración si la derecha –incluido de nuevo Ciudadanos en ella– accediese al gobierno con la abstención del PSOE. Reitero, el problema real de Sánchez es Unidos Podemos. Las presiones están siendo muy fuertes y aún llegarán más lejos. Hay una posibilidad, lo digo como hipótesis, de intercambiar abstención por reformas en la Constitución; tarde o temprano se harán. Ya lo veremos.

En Unidos Podemos, en su pluralidad ideológica y territorial, se discute mucho sobre el millón de votos perdidos y se acaba por aterrizar en una idea que parece tener asiento en lo real. Me refiero a que una parte significativa de estos votos se perdieron durante y por la negociación con el PSOE y con Ciudadanos. Si esto fuese verdad, Unidos Podemos debería abrir un debate de fondo sobre la estrategia que ha seguido y sigue. Por decirlo de otra forma, Unidos Podemos encalla, se frena, cuando se acerca al “Palacio” o es percibido como parte de él por una segmento significativo de la población. Partir de la contraposición “palacio”/“calle”, como hiciera Pier Paolo Passolini, tiene interés porque entre tanto juego cortesano, entre tanto ir y venir en opacas negociaciones, entre las presiones de los que mandan y no se presentan a las elecciones y las directivas emanadas de los medios de comunicación, se tiende a olvidar que el principio de todo fue la denuncia de una clase política corrupta, alejada de los intereses populares y cooptada por los grupos de poder económicos. Sin este principio (fundante) no existiría lo que hoy es Unidos Podemos y, desde luego, no habría problemas de gobernabilidad y de estabilidad política.

No se pueden eludir las contradicciones reales por maniobras de “palacio”. Una fuerza que supera el 20% del voto tiene que intervenir y actuar en las instituciones. Lo que se llama hoy “postureo” no es otra cosa que la vulgarización un tanto zafia de “juegos de estrategia”. Se hace política en un “teatro de operaciones” donde hay muchas cosas en juego y no sólo la gobernabilidad. Lo he dicho antes y lo repito: un actor fundamental, que aparentemente no está en la jugada es Podemos, es decir, el símbolo, la señal de una crisis de régimen que aún no ha sido resuelta. Afinando más, se podría decir que aún no ha sido resuelta pero va por buen camino. Apostar por un acuerdo con el PSOE es definirse implícitamente por pactar con un partido que, hasta ahora, ha sido el partido orgánico del régimen y situar de nuevo el eje izquierda/derecha en el centro de la vida política colectiva. No digo que lo que se ha hecho esté mal o que no quedara otra que hacerlo; lo que digo es que lo que se hace tiene consecuencias. El eje izquierda/derecha existe en la realidad como dispositivo ideológico, pero se afirmaba y se sigue afirmando sabiendo que ya no representa la centralidad de la vida pública. Cuando Sánchez de nuevo lo rescata y lo sitúa en el eje de su discurso, no sólo se opone a la derecha, sino que desde ella, pretende dirigir también a Unidos Podemos. Los discursos formalizan ideologías y organizan la vida política.

En España, en la UE, el eje izquierda/derecha sigue funcionando, pero cada vez define menos. Hay derecha, sin lugar a dudas cada vez más dura y extrema. Cuando se habla de izquierda para referirse a la socialdemocracia, no es otra cosa que propaganda y falsa conciencia. No hay nada más que observar lo que hacen Renzi, Hollande, la socialdemocracia alemana o el laborismo británico. La socialdemocracia sólo parece de izquierdas cuando está en la oposición. Situar el eje “arriba/abajo” no significaba ni significa que el eje de izquierda/derecha no siga teniendo sustancia social, sino la necesidad de hacer la política desde otro punto de vista, desde mayorías sociales que se oponen a una oligarquía política, económica y mediática cosmopolita dirigida por el capitalismo monopolista financiero. Polarizarse con la “casta” significaba organizar un bloque social muy amplio para intervenir en una crisis de régimen con el objetivo implícito de transitar a uno nuevo.

Todos sabíamos que los desafíos eran enormes, pero también estábamos convencidos de que una fuerza política se construía partiendo de las contradicciones reales y yendo más allá de la política normalizada por el poder. Esta es la tensión que vivimos: hay que intervenir en el día a día ante coyunturas que no dirigimos ni definimos, pero sobre las cuales estamos obligados a posicionarnos sabiendo –no siempre lo sabemos– que somos el enemigo a batir, que somos una “anomalía” que tiene que ser neutralizada, integrada, dividida. No tener en cuenta esto es perderse y no encontrarse.

Share this

Related Posts