Manipulación, intoxicación, mentiras: la campaña mediática contra Corbyn.

06:28:00

No hay un solo medio importante en Reino Unido que defienda su liderazgo, a pesar de que esta semana el Partido Laborista se ha convertido en la fuerza socialdemócrata más grande de Occidente, con 600.000 miembros

Por: Ronan Burtenshaw / Jacobinmag.com

Los medios de comunicación británicos nunca han tenido demasiado tiempo para Jeremy Corbyn.

Una semana después de que fuera elegido líder del Partido Laborista en septiembre, llevaban a cabo una campaña que la Media Reform Coalition (Coalición por la Reforma Mediática) calificó de intento de “socavar sistemáticamente” la figura de Corbyn. En una avalancha de informaciones negativas, el 60% del global de artículos sobre Corbyn que aparecieron en los principales medios eran negativos y solo el 13% positivos. Este índice es todavía peor cuando se analizan las piezas estrictamente informativas, presumiblemente las más objetivas: un 62% negativas y tan solo un 9% positivas.

La sucesión de ataques se producía después de que esos mismos medios hubieran publicado titulares tremendamente engañosos sobre Corbyn y sus políticas. La preocupación por las agresiones sexuales en el transporte público se interpretaron como una campaña a favor de los vagones solo para mujeres. La defensa de políticas monetarias y fiscales keynesianas se presentó como un plan para “convertir Gran Bretaña en Zimbabue”. Un llamamiento a reconsiderar el enfoque de la política exterior de la última década se interpretó como un pacto con la Rusia de Putin.

Durante los meses siguientes continuaron los ataques. Algunos ejemplos particularmente atroces, como las críticas a Corbyn por no “inclinarse lo suficiente” al presentar sus respetos el Día del Veterano de Guerra, han quedado grabados en la memoria. Sin embargo, es lo insidioso más que lo ridículo lo que caracteriza mejor el enfoque que los medios de comunicación británicos ofrecen de Corbyn.

Un ejemplo de esto sucedió en enero, cuando se reveló que Laura Kuenssberg, la responsable de política de la BBC, se había organizado de tal manera que la dimisión de un miembro del gobierno en la sombra de Corbyn tuviera lugar en directo por televisión. Todo estaba planeado para que se produjera minutos antes de que Corbyn participara en la sesión de control al primer ministro, en un intento obvio de infligir el máximo daño posible a su liderazgo.

La parcialidad en las emisoras públicas de Gran Bretaña se ha hecho tan ostensible que incluso ha recibido las críticas de destacados antiguos trabajadores. El predecesor de Kuenssberg, Nick Robinson, se mostró “escandalizado” por la regularidad de los ataques, y el anterior presidente del BBC Trust, Sir Michael Lyons, realizó una serie de comentarios a comienzos de año condenando los “sorprendentes ataques hacia el líder electo del Partido Laborista”.

Sin embargo, quizá el episodio más sorprendente ha sido las acusaciones de antisemitismo lanzadas contra Corbyn y la dirección laborista en la carrera por las elecciones locales de mayo. Tal y como demostró Jamie Stern-Weiner en su excelente artículo en OpenDemocracy: “La brecha entre las pruebas y las condenas unilaterales que han aparecido en la prensa es verdaderamente inmensa”.

En la polémica, que duró una semana, solo se produjo una acusación de antisemitismo a un diputado. El resto se basaba en comentarios que hicieron ocho jóvenes miembros del partido en las redes sociales de una formación que cuenta con centenares de miles. En algún caso, como el de la polémica de Oxford, incluso se demostró que se había inventado. A pesar de esto, los titulares de los medios describieron al Partido Laborista como un “hogar frío para los judíos”, una “cloaca” y un “partido racista”.

Un golpe maestro en colaboración

La parcialidad de los medios de comunicación británicos contra Corbyn se ha convertido en una herramienta útil en el golpe maestro contra su liderazgo orquestado por diputados laboristas derechistas.

En los días que siguieron a la votación del Brexit, 46 diputados del gobierno en la sombra de Corbyn dimitieron en 48 horas, y espaciaron estratégicamente sus comunicados de manera que se produjeran cada hora hora en directo en televisión. El texto correspondiente a estas dimisiones apareció el 26 de junio en un artículo de la BBC escrito por Kuenssberg, en el que acusaba a Corbyn de haber “saboteado deliberadamente” la campaña por la permanencia en Europa, a pesar de no proporcionar ninguna prueba sobre dicho complot.

Esto fue solo el principio de una serie de inexactitudes que se publicaron sobre Corbyn en la prensa de mayor difusión. El 29 de junio, The Guardian informaba de que Thomas Piketty había dimitido como consejero de Corbyn citando su “débil” liderazgo en la campaña por la permanencia en Europa. Esto llevó a otra consejera económica, Ann Pettifor, a hacer público un correo electrónico enviado por Piketty, más de dos semanas antes del resultado, en el que explicaba que su dimisión se debía a “compromisos de calendario” y “dejando claro su apoyo a Jeremy y a su intento de llevar al Partido Laborista más a la izquierda”.

Al día siguiente The Guardian causó revuelo con la presentación de un informe sobre el antisemitismo en el Partido Laborista cuando afirmó erróneamente que Corbyn había comparado a Israel con ISIS. De hecho, tal y como tuvo que admitir en una aclaración, Corbyn no había hecho tal declaración.

Esto dio lugar a que la autora del informe sobre el antisemitismo del Partido Laborista, Shami Chakrabarti, condenara la “tergiversación deliberada” del discurso de Corbyn, al tiempo que el periodista del Daily Mirror Kevin Maguire afirmaba que “los hechos, la imparcialidad, la racionalidad y la proporcionalidad” se habían “perdido en el frenesí por destruir a Corbyn”.

Pero fue demasiado tarde, la trifulca ya había sido tendencia en Twitter, “ISIS Israel”, durante la mayor parte del día.

El 1 de julio, The Guardian de nuevo informó mal sobre un detalle crucial relacionado con Corbyn al insinuar que John McDonnell, el portavoz de economía de la oposición, se había declarado contrario a la libertad de circulación tras el Brexit. Esto suscitó las críticas por parte de muchos progresistas antes de que McDonnell tuviera que intervenir para corregir la información.

Al día siguiente los medios de comunicación ya habían ideado otra polémica relacionada con Corbyn; en esta ocasión fue lo que el Telegraph describió como un “enfrentamiento violento” con una periodista en una concentración antirracista. Los artículos inicialmente informaron de que Corbyn había “embestido” a una “mujer periodista”. Sin embargo, cuando se hizo público el vídeo del incidente, quedó claro que simplemente se había dado la vuelta y había dicho: “Si quiere solicitar una entrevista, hable con mi oficina de prensa. Gracias”. La periodista en cuestión posteriormente salió a decir que de hecho no la habían “embestido”.

El monopolio de los medios

Al examinar la reacción de los medios frente a Jeremy Corbyn, puede resultar tentador dejarse llevar por los absurdos excesos de la prensa de derechas cuando critican sus habilidades para la jardinería o le acusan de comer noodles (tallarines chinos), pero el alcance del problema en la prensa británica es mucho más profundo. La abierta disponibilidad de la BBC a prestar sus emisiones en directo a los diputados laboristas de la clase dirigente para que estos ejercieran su transparente manipulación mediática es un testimonio oportuno de la imposibilidad de confiar en que la BBC sigue siendo un servicio público.

Incluso los medios tradicionalmente de izquierdas —no solo The Guardian y The Observer, sino también el Daily Mirror— han estado más que predispuestos a unirse al coro de voces que pedían a Corbyn que abandonara su puesto. No se trata de una respuesta a la situación del mercado, sino de una decisión política, ya que sus propias investigaciones demuestran que sus lectores no aprueban esta línea editorial.

En el momento en que escribo estas líneas no hay un solo medio importante en Gran Bretaña cuya línea editorial defienda el liderazgo de Jeremy Corbyn. Y todo ello a pesar de que, con Corbyn, esta semana el Partido Laborista se ha convertido en el partido socialdemócrata más grande de Occidente, con 600.000 militantes.

Cabría esperar que un entorno mediático representativo, incluso uno que respondiera a las presiones del mercado, reflejara esta oleada de apoyos. Pero Gran Bretaña carece de dicho entorno.

Aproximadamente el 70% de los periódicos de Gran Bretaña son propiedad de tan solo tres empresas: News UK de Rupert Murdoch, Daily Mail’s General Trust y Trinity Mirror. En los medios de radiodifusión y teledifusión, más del 80% de la cuota de audiencia nacional recae sobre Murdoch o la BBC. Esta concentración de la propiedad de medios de comunicación permite que una diminuta camarilla controle en Gran Bretaña, de manera efectiva, el flujo de la información a 65 millones de personas. El poder que tienen para hacerlo no rinde cuentas significativas, y su voluntad de aprovechar su posición para subvertir el orden democrático no debería ponerse en duda.

El ascenso de Jeremy Corbyn a la dirección del Partido Laborista fue un terremoto político que reflejó una profunda desilusión ciudadana en el sistema político y económico. Su permanencia en el puesto ha quedado marcada por un entorno mediático que ni siquiera alude a dicho terremoto.

Share this

Related Posts