Reserva Thomas Van der Hammen, hogar de aves y naturaleza que un alcalde llama Potrero.

06:34:00
En Bogota y en estos últimos años, ha comenzado a crecer el número de observadores de aves, ornitólogos, naturalistas y amantes de la vida que se han sensibilizado con el entorno ambiental que tenemos en la ciudad y gracias a ello, han contagiado a muchas personas…lo que llamamos La Bogotá Ecológica!….
Por: Oswaldo Cortés / Humedales Bogotá.
Gracias a estas personas y ciudadanos, se han iniciado los estudios y observaciones casuales de la biodiversidad presente en la capital colombiana que a pesar de ser una gran ciudad de concreto, tiene servicios ecosistémicos valiosos en sus alrededores. Como resultado de este trabajo y, especificamente hablando del grupo aves, la ABO (Asociacion Bogotana de Ornitologia) en el 2000 y la CAR en el 2006,  aportaron información de la avifauna presente en la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá de la que se deriva una lista con alrededor de 120 especies. Esta lista nos brinda en gran medida información sobre la distribución, diversidad y abundancia de las aves en un contexto regional. Esta síntesis da a conocer la representatividad de algunas de las especies presentes en el Distrito, taxones hallados en ambientes particulares como los humedales y ciertos enclaves secos de la región, etc. (ej. Rallus semiplumbeus yCistothorus apolinari) y gracias a estos aportes biológicos no solamente en aves; el consejo directivo de la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca aprobó la formación de una reserva forestal que tendría el manejo de 1.395 hectáreas que se llamaría reserva forestal regional del norte, o Reserva Thomas Van der Hammen.
Caica, Gallinago nobilis
Hoy en día esta reserva Forestal, unida ecológicamente con el Cerro La Conejera, Humedal conejera, HumedalTorca – Guaymaral (desde los cerros orientales hasta el límite del río Bogotá, por el borde norte), Bosque Las Mercedes, Cerros orientales y Río Bogotá,  representan el ultimo pulmón de la ciudad y quizás diría que la última zona con la mejor representatividad en fauna y flora de la sabana de Bogota, la cual será un monumento ecológico para la ciudad y la biodiversidad cachaca o bogotana que debemos valorar y preservar, si queremos que nuestros hijos y por qué no decirlo nietos…la conozcan!
Ahora bien, durante estos últimos años, he tenido el privilegio de recorrer sus coberturas vegetales: Bosque Andino mixto, Subandino, Subpáramo, matriz de Pastizales y sus humedales…lo que algún alcalde por ahí infirió como “no tiene árboles, sino potreros con vacas. Y pertenece a privados”..qué raro?…he observado, mucha flora en este sitio, quizás, no conoce y me gustaría invitarlo a caminar y pajarear en ella.
Conirostro
Para que pueda deleitarse con un total de 181 especies de aves (listadas en adelante) para la Reserva Thomas Van der Hammen y alrededores. Entre estas especies de aves, 28 son especies migratorias y 153 especies son residentes nativas.
Se destacan en esta zona la presencia de las siguientes dos especies endémicas (OJO AL DECIR ENDÉMICA ES QUE SOLO SON EXCLUSIVAS DE COLOMBIA): Tingua Bogotana (Rallus semiplumbeus / En peligro de extinción) y Chamicero cundiboyacense (Synallaxis subpudica); también hay presencia de especies casi endémicas como El pico de espina (Chalcostigma heteropogon); Pomponero cobrizo (Eriocnemis cupreoventris), Inca gargantipurpura (Coeligena helianthea), Pico cono rufo (Conirostrum rufum) y el Arrullador (Scytalopus griseicollis). Para la zona, también se evidencia la presencia de la Tingua Moteada (Gallinula melanops / Catalogada nacionalmente como en peligro de extinción), el doradito tropical (Pseudocolopteryx acutipennis) y sirve de refugio y paso de la globalmente amenazada reinita cielo azul (Setophaga cerulea), ave migratoria boreal.
Setophaga ruticilla
La presencia de estas especies en los cerros y humedales cumplen los objetivos ecológicos para la cual fue creada la reserva y determinan su estado de conservación en la gran urbe, gracias a la especificidad del hábitat de las especies endémicas y el corredor que aporta a las aves migratorias.

Por tanto con esta cantidad valiosa de aves los servicios ecosistémicos que nos entregan a los bogotanos como la polinización, dispersión de semillas, recreación natural y artística, melodiosos cantos, integridad ecológica y por qué no decirlo, controladores de plagas de insectos como el zancudo que transmite el Zica!!!
A modo de conclusión, algunos sectores de la reserva merecen especial atención, especialmente las zonas aledañas al humedal La Conejera, la cual presenta un estado crítico de conservación de humedal y bosque que podrían conectarse. Esta reserva ofrece un gran potencial para la conservación y futuros planes de manejo, educación ambiental y expansión que deberían garantizar su conectividad con áreas de especial interés biológico como el Cerro de Mano de Oso, Los cerros orientales y la cuenca del río Bogotá.
Hoy día, sufrimos un intenso fenómeno del niño y necesitamos agua para la ciudad….Y VAMOS A PAVIMENTAR SOBRE ELLA¡….el conejo de estado, NO COMTEMPLA URBANIZACION EN LA ZONA.
Vuelvo y pregunto…¿Cual alcalde, se atreve a decir que la reserva es un potrero?…con tantas aves de interés de conservación…¿vivirán en un potrero?..LO DUDO…
Tingua moteada o pico verde
PD: Actualmente en la reserva desaparecieron dos aves que hace años habitaron sus suelos el cucarachero de pantano (Cistothorus apolinari) y el barbudito (Polystictus pectoralis) ya no los veremos más…por que?…por qué le urbanizaron los humedales (SU CASA)…Buen día.

Share this

Related Posts