Ecopetrol, otra vez en la mira de los privatizadores.

04:35:00

Con timidez anunció el Gobierno Nacional la posible venta de Propilco y Cenit, empresas de procesamiento y transporte de hidrocarburos propiedad de Ecopetrol.

Por: Allan Bolívar y Hernán Murcia / Desde Abajo.

Este proceso de enajenación constituiría un duro golpe al control del mercado del petróleo y derivados que ejerce la estatal petrolera. La USO presentó en Barrancabermeja la campaña “Unidos x Ecopetrol”, estrategia orientada a generar conciencia y movilización respecto a los terribles efectos que esta privatización. Se espera que la presión de sindicatos y organizaciones sociales pueda frenar este nuevo proceso de entrega al capital extranjero de bienes de los colombianos.

El miércoles 17 de febrero a las 2:30 pm, en el Club Infantas de la ciudad de Barrancabermeja, se llevó a cabo el lanzamiento la campaña “Unidos x Ecopetrol... Defiende lo que es tuyo”, liderada por la Unión Sindical Obrera (USO). Según Edwin Castaño, Secretario de Comunicaciones y Prensa de la USO la campaña está enfocada a “La defensa de un patrimonio tan valioso para el país y para los colombianos como es Ecopetrol”. La campaña pretende, además generar impacto en la opinión pública, movilizaciones de protesta y resistencia en torno a la latente posibilidad de que importantes activos de Ecopetrol (principal empresa de extracción, transporte, comercialización y transformación de hidrocarburos en Colombia) sean privatizados.

Ecopetrol, presa del animo privatizador del Gobierno


En artículo de opinión para la Revista Dinero (1), Camilo Díaz explica que: “La infraestructura que tiene Ecopetrol la convierte en un monopolio o empresa puente con peaje que le asegura generar ingresos bajo diferentes escenarios [...]”. Ecopetrol sigue siendo la única empresa que refina petróleo en el país, es propietaria del 95 por ciento de los oleoductos, así como de la mayoría de los pozos de explotación, además controla la exportación de crudo en Colombia. También es la propietaria de Propilco (2) y Cenit (3), dos empresas que confieren un importante valor agregado a las operaciones de la empresa, contribuyen a ensanchar su espectro de incidencia en el mercado nacional y regional de los hidrocarburos.

Ecopetrol produce alrededor de 760.000 barriles de petróleo por día cantidad que equivale al 70 por ciento de la producción nacional. La capacidad instalada de refinamiento en las plantas de Barrancabermeja y Cartagena aseguran que sean procesados allí poco más de 450.000 mil barriles diarios, de la misma manera en que su capacidad de transporte corresponde a 1 millón de barriles/día. Ecopetrol sigue perteneciendo en un 88.49 por ciento a la nación y continua siendo el líder indiscutible del mercado de explotación, transformación y exportación de hidrocarburos del país ¿Por cuanto tiempo permitirán que lo siga siendo?

Una estrategia bastante conocida

Lesivas e irresponsables modificaciones fueron introducidas en junio del 2010 al contrato firmado entre Ecopetrol y la multinacional Chicago Brigde and Iron (CB&I) (4). El objeto contractual pactado consistía en ampliar y modernizar la refinería de Cartagena (Reficar), obra que debía arrancar en el 2006. Las obras tuvieron sobrecostos por US $4.000 millones, produciéndose así el más reciente e indignante caso de desfalco a la Nación, apenas comparable con el detrimento patrimonial de la represa del Guabio a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa. Ahora, cuando la deuda abrió un enorme boquete en las finanzas de Ecopetrol, ya afectada en sus utilidades por el bajonazo mundial del precio de petróleo, el Gobierno pretende vender a Propilco y a Cenit para recuperar las finanzas de la empresa que él mismo permitió fueran saqueadas. Infame estrategia para resquebrajar el poder de Ecopetrol en el mercado, tendiendo la alfombra al capital foráneo nunca resignado a que esta suculenta presa siga encontrándose por fuera de su alcance.

Pero tampoco la USO parece resignarse a que estos activos sean vendidos sin dar la lucha en contra de las medidas que pretenden entregar el negocio de los hidrocarburos a multinacionales extranjeras y privados nacionales. Han comprendido que a pesar de las bajas cotizaciones del precio del petróleo en el mercado mundial, la Ecopetrol sigue proporcionando importantes réditos que mucho interesan a los privados. Hasta el tercer semestre del año anterior a empresa tuvo utilidades de 650.000 millones y ahorros superiores al billón y medio de pesos, ingresos capaces de seducir al capital transnacional que espera incansable en el vestíbulo de la privatización para desarrollar inversiones que permitan apropiarse de estas ganancias.

(1) ¿Qué es lo que vale de Ecopetrol? www.dinero.com/opinihttp://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-969005on/columnistas/articulo/opinion-sobre-el-valor-real-de-ecopetrol/218990, 6 de febrero del 2016.

(2) Popilco, con sede en Cartagena, es la mayor empresa petroquímica del país, la mayor productora de polipropileno en Colombia, al tiempo que ha sido catalogada como el mayor productor de resinas de la región andina, Centroamérica y el Caribe. “En el balance del tercer trimestre del 2015 Ecopetrol reportó que Propilco, conocida comercialmente como Esenttia, acumuló a ese corte un patrimonio de 1,24 billones de pesos y activos por 1,8 billones de pesos. Entre enero y septiembre del año pasado, esta compañía reportó ventas totales por 1,35 billones de pesos, para un incremento del 11,4 por ciento, mientras sus utilidades acumuladas alcanzaron los 95.000 millones de pesos, con un aumento anual del 102,1 por ciento”. Cita tomada de: http://www.radiocafestereo.nu/index.php/component/k2/item/1332-venderan-otra-empresa-estatal.

(3) Cenit se encarga del transporte y la logística de hidrocarburos. Según Camilo Diaz en su artículo “¿Qué es o que vale Ecopetrol?”, indica: “En la coyuntura actual de precios la unidad que más genera valor es Cenit que aportó $2,1 billones de los $2,9 billones de utilidad acumulada al tercer trimestre del 2015”.

(4) De un contrato de ‘llave en mano’ se pasó a uno de ‘costos reembolsables’ donde el Gobierno aceptó pagar a la multinacional todos los “costos reales” en que incurriera durante el desarrollo de las obras encomendadas, más una cantidad fija de honorarios establecidos en el contrato. Este tipo de contrato abrió la puerta a los sobrecostos, a uno de los desfalcos más grandes de la historia reciente del país.

Share this

Related Posts