‘El Niño’ tendrá en ‘la mira’ al agro nacional.

05:13:00

No han pasado los primeros días del 2016, cuando ya el sector agropecuario tiene que enfrentarse a su más duro escollo: el fenómeno de ‘El Niño’, que a juicio de los expertos, será muy fuerte e irá hasta los primeros días de abril.

Por: Marco Rodriguez Peña / El Nuevo Día.

Para los analistas, en ese trasegar se retrasarán las siembras y, por ende, la producción se mermará sustancialmente. La oferta de alimentos cederá terreno.

En sus declaraciones, el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia, ha dicho que se vendrán tres meses muy difíciles por la escasez de agua, lo que conllevará a que la planificación de siembras se atrase. Esto, sumado a los problemas estructurales del agro (40 años de físico rezago) y a la revaluación del dólar (materias primas costosas), hará que este primer semestre del año no sea tan fácil para el sector agropecuario.

“‘El Niño’ nos golpeará muy fuerte”, sentenció.

Para Henry Vanegas Angarita, presidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Cerealistas y Leguminosas, Fenalce, se tiene el compromiso con ‘Colombia Siembra’ de sembrar 350 mil hectáreas de maíz en los próximos tres años; pero se iniciaría este año con 60 mil hectáreas.

“Será un año difícil, pero para lograr esa área, se requiere cobertura de precio para todo el que siembre maíz; subsidio del 85% en los seguros de cosecha; una tasa de DTF más 0 para el pequeño productor y de DTF+1 para el mediano y grande, para los créditos; un ICR del 40% para el pequeño, del 30% para el mediano y del 20% para el grande, para infraestructura y mecanización, y un plan de asistencia técnica de extensión agrícola similar al de Federacafé, con el fin de poder atender a los agricultores para que hagan productivo su cultivo”, agregó.

Frente a las tasas del Emisor, agregó que se necesita un crédito que esté a la par con la inflación, para que sea barato, tal y como ocurre en otros países de la región.

En carne propia

El sector ganadero sí que ha sentido en carne propia los efectos del fenómeno de ‘El Niño’, principalmente en las zonas tradicionalmente secas, como la Costa Atlántica.

Datos de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, dan cuenta de que las pérdidas por ese fenómeno climático son dramáticas en los últimos cinco años, al punto que han perdido cerca del billón de pesos.

Solo en 2014 tuvieron que desplazar 700 mil bovinos, 2.3 millones de hectáreas fueron afectadas y cerca de 34 mil animales murieron por falta de alimento y agua.


Para este año, José Félix Lafaurie Rivera, presidente de Fedegán, considera que de ‘El Niño’ recibirán una fuerte cornada; pero también hay otros fenómenos económicos que les ayudarán a seguir exportando carne al mercado externo.

“Creo que este año es de reacomodo en la economía del mundo, e incluso el 2016 será más duro. Se prevé que el precio del petróleo puede llegar a US$32 y US$33 el barril, porque es el piso para que los americanos puedan seguir manejando su desarrollo de ‘fracking’. El dólar será fuerte, lo que favorecerá la exportación y frenará las importaciones de lácteos”, agregó.

Según Carlos Alberto Maya Calle, gerente de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Asoporcinos, el 2016 no va a ser malo, pues se tendrá expansión del mercado e incremento en el consumo.

“Lo vemos con cautela, ya que de acuerdo a las proyecciones, la tasa de cambio seguirá siendo muy alta, lo que se traducirá en dificultades para obtener materia prima barata y un aumento significativo de los costos de producción”, sostuvo.

Frente al consumo, dijo que está en 8 kilos per cápita año y se espera subir este año 800 gramos.
Inflación hacia arriba

Para los analistas, no se puede negar que el sector agropecuario tuvo un buen remate de 2015; sin embargo, sigue siendo el que más ha incidido en la inflación, la cual, según datos del Dane, registra una cifra récord de 9.81% para alimentos.

Esa situación ha llevado a que el Banco de la República suba sus tasas de intermediación, las cuales están ancladas en 5.75%.

Presionado por la inflación, el Emisor ha incrementado su tasa cuatro veces, luego de permanecer por 13 meses en 4.50%.

El Emisor justifica la medida en el aumento de la tasa de cambio, las expectativas de inflación y el suministro de liquidez al mercado cambiario.

Los expertos argumentan que si esa es la tónica del Emisor, vendrán nuevos aumentos, pues el fenómeno de ‘El Niño’ afectará considerablemente al aparato productivo de alimentos del país.
Lo cierto es que el agro en el 2016 está como un emparedado: en medio de ‘El Niño’ que masacra a unos y de la devaluación que ayudará a otros; pero, a su vez, muchos quedarán a la vera del camino.

En medio de todo, crecería

El fenómeno de ‘El Niño’ afectará las siembras de ciclo corto, es decir, las que se cosechan a los 120 días, como por ejemplo maíz, arroz, papa, legumbres y hortalizas; igualmente, incidirá en la producción de leche y carne.

Para Rafael Mejía López, presidente Ejecutivo de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, ese fenómeno climático disparará los costos de los alimentos de la canasta familiar.

Sin embargo, el directivo gremial estimó que la actividad agropecuaria este año, en su conjunto, crecerá entre 1% y 2%, “como resultado de la dinámica de la actividad cafetera y, en menor proporción, del ingreso a producción de áreas de cultivos de ciclo largo”, expresó.

Para el directivo gremial, en el nuevo entorno económico seguirán favoreciéndose los exportadores, y en contravía irán los importadores de materias primas, como los avicultores y los porcicultores.
Será un año de cuidado, estima, sobre todo porque no se sabe de que magnitud será ‘El Niño’.

El nuevo escenario económico

“Sí somos capaces de manejar estabilidad en el nuevo escenario económico, porque hay que admitir que cambió. Utilizando mecanismos de política económica y desarrollo, y los instrumentos públicos, como crediticios y monetarios, podemos convertir a Colombia en un país con un aparato productivo capaz de sustituir muchas de las importaciones”, estimó Hernán Hernández Peñaloza, presidente de la junta directiva de la Sociedad de Agricultores de Santander, SAS.

El directivo dijo que seguramente no vamos a sustituir la importación de los electrónicos, pero sí la de maíz, caucho, soya, sorgo, cebada y trigo.

Para eso, agregó, se necesita activar todo un aparato productivo nuevo o reforzar el existente, o copiar lo que se viene haciendo, por ejemplo, en palma aceitera (modelo innovador que no ha implementado ningún país de América Latina), donde hoy se tienen 500 mil hectáreas que posicionan al país como el primer productor de América Latina y el tercero a nivel mundial.

El directivo dijo que en estadísticas de caucho no figurábamos hasta hace cinco años. Hoy somos el tercer país en el mundo; lo mismo acontece con el cacao, mercado en crecimiento al que hay que llegar con mejor clasificación y valor agregado. “Las autoridades monetarias de Hacienda y el Minagricultura deben pensar que cambió ese universo y que deben actuar dentro de él, y que no traten de tomar decisiones como si el mundo se hubiese quedado en 2015”, sentenció. Según Hernández Peñaloza, se tendrán barreras para algunos subsectores, pero para otros vendrá crecimiento, y ahí es donde se debe ser capaz de aceptar e impulsar el desarrollo económico del agro, que lleva medio siglo de atraso, tal y como lo dibujó el III Censo Nacional Agropecuario.

Panorama oscuro y de retos

“En Colombia el maíz no se produce con suficiencia ni se producirá jamás. Colombia siempre será importador neto de maíz”, estimó Andrés Valencia Pinzón, presidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores, Fenavi.

En ese contexto, considera que el 2016 será un año duro para el sector avícola, pues importa 3.5 millones de toneladas de maíz amarillo de EE.UU. y Argentina, con un dólar cada día más costoso: lo adquirían a $1.800 y hoy se paga a $3.300.

“El 1 de enero entra el contingente de Estados Unidos de 2.5 millones de toneladas. Estados Unidos anunció un alza en sus tasas de interés, y se puede tener un dólar de $3.500, como ya lo han dicho los analistas; ¿qué ocurrirá?: la gente comprará maíz a la tasa más económica posible. Ese contingente durará máximo tres meses, entonces, nuevamente, tendremos que traer 1.5 millones de toneladas con arancel de 14.5% y con un dólar muy costoso”.

Valencia Pinzón expresó que los costos serán cada vez más altos y que tendrán necesariamente que trasladarse al huevo y al pollo, dos productos sustanciales para la canasta familiar.

Y como si fuera poco, el directivo dijo que existen rumores de que en la nueva reforma tributaria, el Gobierno gravará esos productos, lo que estimó como una fuerte estocada para el sector y su competitvidad.

Share this

Related Posts