Caída en precios de petróleo golpea financiación del PND.

10:15:00

El Plan Nacional de Desarrollo vigente se encuentra desfinanciado, pues las proyecciones de ingresos sobre las que se calcularon los montos correspondientes a divisas internacionales se hicieron con base en un precio del barril de petróleo de 89 dólares, sin prever que llegaría menos de 30.

Por: Agencia de Noticias U.N.

Esta es una de las consideraciones que incluye el profesor Álvaro Zerda en su más reciente documento sobre “La economía de Colombia, entre la apertura y el extractivismo”, del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID) de la Universidad Nacional.

En su trabajo, el académico advierte, según la experiencia de otros países y épocas, que si el comportamiento alcista de los precios de los commodities (bienes primarios o básicos) se revierte, se generan graves problemas para mantener el ritmo de la actividad económica interna. “Esto es lo que ha pasado durante los últimos cuatro años con el precio de los bienes primarios en los mercados internacionales, cuyo índice ha disminuido en 15 puntos”, precisó.

Al respecto, calificó como “particularmente grave”, para el caso colombiano, el precio del petróleo, pues en niveles de 120 dólares en 2012 ha caído a menos de 30 dólares en los últimos meses, en momentos cuyas ventas de este producto al exterior copan el 60 % de las exportaciones totales del país.

En esta investigación, el docente hace un recorrido por el manejo de la economía colombiana desde los años 90, con el modelo aperturista hasta la tendencia actual, con base en los últimos acontecimientos internacional que, en su opinión, afectan de manera importante las principales variables económicas y sociales del país.

El auge de la exportación de bienes primarios y el flujo de inversión extranjera destinada a su explotación generaron procesos de revaluación que quintuplicaron las importaciones y aceleraron el marchitamiento de la industria y la agricultura, observa el docente.

Como consecuencia de esta situación, gran parte del consumo de productos industriales y agrícolas se ha orientado hacia productos importados y la capacidad de compra ha aumentado con el abaratamiento de esas importaciones, además de ocasionar una disminución en el ahorro interno, advierte.

Al hacer una proyección sobre la economía colombiana, durante los próximos años, el profesor Zerda considera que lo más conveniente sería “pensar en la posibilidad de introducir profundos cambios en el modelo económico imperante desde la década del 80, con objetivos, estrategias y acciones que superen el neoliberalismo en la práctica”.

Para llegar a tal recomendación, el investigador considera que con la disminución de los precios de los bienes primarios, los flujos de inversión extranjera neta hacia el país habían disminuido un 47 % a junio de 2015, en tanto que la balanza comercial muestra hoy un déficit del 7,5% del PIB total.

Desde su perspectiva, “en este marco general se produce una contracción de la demanda y la política fiscal tiene muy poca capacidad para regular el tipo de cambio, al tiempo que las políticas monetarias se vuelven inaplicables porque atacan la inflación a cambio de la recesión”.

Por otra parte, los costos de la producción nacional, que deberían contrarrestar la caída de las importaciones encarecidas, se aumentan ante el gran componente importado que contienen no solo en materias primas sino en tecnología. Como resultado, la inflación, que ha estado controlada en los últimos años, resiente presiones que aumentarán, con lo cual el desempleo puede volver a incrementarse.

Con base en las consideraciones anteriores, el profesor Zerda cuestiona que desde algunos sectores políticos y económicos colombianos se llame al optimismo, y argumenta que la devaluación puede ser una oportunidad para que la producción nacional se oriente a las exportaciones abaratadas y se contrarreste así la carencia de divisas, con lo cual el país podría superar las restricciones externas.

“Estas visiones optimistas de la actual situación no tienen en cuenta que las devaluaciones solo pueden ser positivas cuando al mismo tiempo se contrae el consumo y bajan los salarios reales. Pero además, su impacto sobre las exportaciones y las importaciones se debilita por los TLC que el país ha firmado y se ve compensado por el encarecimiento de la deuda externa en pesos”, precisó, al citar que así lo han señalado otros analistas como Eduardo Sarmiento.

Share this

Related Posts